El descenso en el tipo de cambio también podría generar efectos en el sector turístico, uno de los más dinámicos de los últimos años. La vicepresidenta ejecutiva de la Federación de Empresas de Turismo, Andrea Wolleter, prevé que habrá “un efecto a la baja en el turismo receptivo, aunque no tan considerable. Esto se debe a que muchos turistas de países lejanos tienen sus viajes programados desde hace bastante tiempo”. Agregó que esta situación “sí podría afectar más la llegada de argentinos, pero no creo que sea tan significativo. Además, el mercado trasandino ya venía creciendo a tasas más bajas”. Con ese análisis coincidió la gerenta general de Hoteleros de Chile, Paulina Sierra, quien señaló que “si en el país hay un dólar bajo, al extranjero se le encarece el destino. Además, el turismo interno también se ve afectado, porque los chilenos comienzan a viajar al extranjero con el dólar más bajo”. A su vez, indicó que “los costos de los hoteles son en pesos y los turistas extranjeros pagan en dólares. Al hotel no le conviene, porque gana muchos menos pesos por dólar”.

La subsecretaria de Turismo, Javiera Montes, fue más cauta. “El efecto sobre la llegada de turistas extranjeros o la salida de chilenos dependerá de cuándo se programó el viaje y de cuándo se realizará su pago. Por ejemplo, si un turista internacional organizó su viaje hace meses, el efecto negativo será menor”. En relación a la desaceleración de la llegada de turistas argentinos al país, la autoridad añadió que la situación “venía manifestándose desde algunos meses y responde a situaciones políticas cambiarias propias de Argentina, como también a beneficios tributarios que se han desarrollado. Pese a esto, esperamos una muy buena temporada de verano, con proyecciones de 1,8 millones de llegadas de argentinos en temporada alta”.

El manager de Real Estate & Construction de Deloitte, Pablo Ramírez, se mostró preocupado por el encarecimiento de los servicios y sostuvo que este escenario “le va pegar directo al turismo de compras. Ya a partir de un dólar a $660 se comenzó a ver una disminución en la llegada de este tipo de turistas y en su gasto promedio diario. Con un dólar a $600 o menos, Chile dejará de ser ‘la Miami’ de la región para el turismo de compras”.

/gap