Complejas semanas ha vivido el oficialismo desde que se aprobara la idea de legislar sobre el retiro del 10% de los fondos previsionales para mitigar en parte la crisis económica que vive un alto porcentaje de familias en el país, producto de las consecuencias de la pandemia.

La situación provocó que incluso el mismo Presidente Sebastián Piñera iniciara el pasado fin de semana una ronda de conversaciones con los timoneles de Chile Vamos -RN, Evópoli y la UDI-, para intentar “alinear” a sus bancadas e impedir el avance en la Cámara. Pese a las conversaciones, y a la propuesta de un Plan de Protección a la Clase Media reforzado, el proyecto igualmente fue despachado en particular el pasado 15 de julio, avanzando así al Senado.

La tensión ha ido en aumento, y se concentra por estos días en la UDI. Esto, porque cinco parlamentarios de esa tienda -de los 13 oficialistas que respaldaron el proyecto en la Cámara- votaron a favor: Pedro Álvarez Salamanca, Sandra Amar, Álvaro Carter, Christian Moreira y Virginia Troncoso.

Todos ellos fueron pasados al Tribunal Supremo de la tienda al día siguiente, luego que su comisión política considerara que dicha aprobación constituyera “una falta grave a los deberes militantes, toda vez que lesiona gravemente el proyecto político de la UDI”, y consideraron lo que los parlamentarios “se han automarginado del ideario y del estilo de nuestro partido, situación que amerita el urgente pronunciamiento y decisión del Tribunal Supremo y la aplicación de las máximas sanciones”.

La situación derivó en que tres de los cinco parlamentarios tomaran la decisión de renunciar a la UDI: Carter, Amar y Troncoso anunciaron un paso al costado, manifestando en una declaración pública estar dolidos de que se les tratara como “indeseables”, y destacaron que “por respeto a la dignidad de nuestras familias y a quienes votaron por nosotros, con sentido dolor y a fin de no alargar un proceso injusto, renunciamos a la UDI”.

“Quiera dios que la vida, y el servicio a Chile nos vuelve a encontrar con quienes, hasta el miércoles, fueron nuestros amigos”, complementó la diputada Amar a través de su cuenta de Twitter.

Anuncio de Moreira volvió a tensionar

Pese que estas acciones de la tienda podrían haber operado como un mensaje para desincentivar una intención de respaldo desde la Cámara Alta, finalmente la noche de ayer viernes el senador UDI Iván Moreira anunció que votará a favor del retiro del 10%, aunque presentará la indicación de que esto sea posible “sólo para quienes realmente lo necesiten”.

Su anuncio estuvo acompañado por duras críticas a la tienda, lamentando “profundamente la censura, las amenazas que ha intentado imponer la UDI, pero ello me dio fuerzas para adelantar mi decisión (…) He visto cómo los chilenos padecen por esta crisis, he escuchado sus necesidades y, por ellos, hoy anuncio mi intención de apoyar el retiro de fondos”.

“En el Senado, mi voto será favorable, asumo las consecuencias. Mi partido ha tenido una actitud, demasiada de arrebato, no nos puede censurar, se ha puesto quizás al margen de la Ley. No existen las órdenes de partido y yo jamás he visto en la declaración de principio de la UDI que exista algo relacionado con lo que se refiera a defender a las AFPs”, expuso.

Tal como se podía prever, la situación generó molestia en el gremialismo y el secretario general del partido, Felipe Salaberry, encarnó las críticas a la decisión de Moreira.

“Lamentamos la decisión del senador, tiene errores conceptuales importantes, no solo en la decisión del voto, sino en lo que representa él en el parlamento a las ideas de la UDI”, dijo Salaberry.

Asimismo, el ex subsecretario de Desarrollo Social señaló que espera que los otros dos senadores UDI que siguen en duda, David Sandoval y José Miguel Durana, no sigan los pasos de Moreira.

La decisión de Moreira se suma a la comunicada por su par RN, Juan Castro, lo que permitiría que el proyecto cuente con el quórum requerido de 26 votos para avanzar en su tramitación, considerando que la oposición que anunció que votará en bloque a favor de la reforma.

Por ahora, no sólo queda a la espera la votación del miércoles en el Senado, sino también el cómo se va a volver a articular el oficialismo tras las tensas semanas que han protagonizado por los sucesivos avances que ha tenido el proyecto.

/psg