Romelu Lukaku estudia presentar acciones judiciales en contra del dueño del Everton, el iraní Farhad Moshiri, luego que el multimillonario dijera que el goleador no renovó con su club por seguir supuestas indicaciones de un brujo africano.

El dueño del Everton, ex club del belga, contó en una junta de accionistas del club que un brujo en África le dijo a la madre de Lukaku que tenía que firmar con otro club y no el Everton con quien negociaba una renovación de contrato.

“Si supiesen lo que llegamos a ofrecerle para que renovara, ustedes no creerían. Después, cuando estábamos muy cerca de renovar, Lukaku llamó a su madre que estaba en una peregrinación por África, y ella le dijo que había visto una especie de brujo vudú y que él tenía que firmar con el Chelsea”, comentó Moshiri.

Si bien Lukaku no volvió al Chelsea –jugó en las temporadas 2011-12 y 2013-14- y firmó por el Manchester United que pagó 87 millones de euros al club de Liverpool para quedarse con el goleador, la frase del dueño del Everton cayó mal en el belga que estudiará demandarlo.

En respuesta a la acusación de Moshiri, uno de los representantes del jugador declaró a la BBC que “Lukaku simplemente no tenía fe en el Everton y ninguna confianza en el proyecto de Moshiri. Por eso que él no quiso renovar con el equipo con ninguna condición”.

/gap