Con algunos cambios la Comisión de Constitución del Senado aprobó y despachó a sala la reforma constitucional que permite al Banco Central (BC) comprar deuda del fisco en el mercado secundario.

La iniciativa fue bastante discutida previamente en sesiones con abogados, ex banqueros y economistas expertos, y hoy se colocó en votación. En general se aprobó por la unanimidad de los cinco integrantes, y en particular se votaron cinco indicaciones presentadas, de las cuales dos fueron aprobadas.

La primera, respaldada por 4 votos, fue para cambiar el concepto de “circunstancia excepcional” por “situación excepcional”, refiriéndose al momento en que el BC actuaría con esta medida. El cambio de palabra obedece a que en la Carta Fundamental se usa el segundo vocablo para referirse estados de excepción, por ejemplo, por lo que se buscó que fuera coherente en la redacción general.

Luego, por unanimidad, se modificó la calificación de “transitoria” por “plazo determinado”, entendido como la facultad que tendrá el propio banco de definir la duración de la intervención en el mercado financiero.

En la sesión estuvo presente el titular del emisor, Mario Marcel, quien antes de la votación respondió las dudas de los senadores respecto al momento, intensidad y efectos que tendría la operación en el mercado secundario para adquirir bonos de Tesorería.

“Quiero dejar en claro que el propósito de esta reforma no es aliviar perdidas en el sector privado ni influir sobre precios determinados, sino que intervenir cuando esté en riesgo la estabilidad financiera”, insistió la autoridad bancaria.

/psg