Universidad de Chile se está preparando con todo en su pretemporada y ya aseguró a sus tres primeros refuerzos de cara a la temporada venidera. Ante esta situación fue Mauricio Pinilla quien aclaró el rol de los jugadores que lleguen al club, los cuales deben tener claro lo que es vestirse de azul y las responsabilidad que esto conlleva.

“Creo que estamos bastante bien, tenemos un plantel consolidado. Cualquier jugador que acá va a tener las mismas obligaciones y deberes que los jugadores que están en Universidad de Chile, ojalá sepan lo que significa. Para nosotros es fundamental que el que venga tenga la disposición de hacer grande al equipo e institución, sea (Yeferson) Soteldo o (César) Pinares, para nosotros es importante que hagan crecer a este equipo y demostrar que tienen los argumentos para ponerse la ‘U’ en el pecho”, aclaró el artillero de 33 años.

El ex goleador de Atalanta y Genoa de Italia se refirió a las apuestas del conjunto estudiantil por Ángelo Araos y Felipe Saavedra, aclarando que son los referentes quienes deben ayudar a la jóvenes promesas para lograr su consolidación.

“Los que somos más grandes, con más experiencia tenemos que insertarlos lo más rápido posible y que asuman la realidad que es estar en la Universidad de Chile. Tenemos que buscar objetivos concretos, el cual son siempre ganar los torneos nacionales y hacer un buen papel en el ámbito internacional. Los muchachos han trabajado bien, se ven mejor cada día y se ve que tiene características para poder ayudarnos”, aseveró.

Para finalizar, ‘Pinigol’ manifestó sus buenos deseos para la nueva era de la ‘Roja’ al mando de Reinaldo Rueda, pues sabe que es un gran entrenador y que tiene toda las herramientas necesarias para triunfar con el ‘equipo de todos’

“Me parece fantástico que se haya encontrado un técnico con experiencia, que sabe lo que es el nivel internacional y de Selección. Tiene una muy bonita trayectoria y bienvenido sea. Que sepa que puede trabajar tranquilo y las armas suficientes para desarrollarse, para así poder imponer su fútbol y su mística. Cuando una persona viene a trabajar a la selección hay que entregarle todas las armas para que se pueda desarrollar de la mejor manera”.

Por Ignacio Soto Bascuñán