Que la campaña de cara a las elecciones presidenciales del pasado domingo en Colombia fueron especiales, no lo duda nadie. Los ciudadanos pudieronn, después de 54 años, elegir a su líder sin la influencia en las selvas de la guerrilla de las FARC, ya desmovilizadas, y que no presentan candidato. Pero no es la única novedad. El ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ex guerrillero -perteneció al M19, desmovilizado en los 90, se había propuesto convertirse en el primer Presidente de izquierda de la historia de Colombia.

“Hoy tenemos, en cinco siglos, la oportunidad más cercana en la historia de Colombia de que una persona ajena completamente a quienes siempre han manejado el país, pueda ganar. Si no me matan”, dijo hace unas semanas Petro en una entrevista con la revista Newsweek. Así, creía posible superar la animadversión que se ha tenido hasta ahora a los candidatos progresistas en el país cafetero. Pero, no pudo con el peso de la historia y perdió en las urnas por amplio margen, en el balotaje

La mayoría de expertos cree que el gobierno con la mayor agenda social que ha tenido el país, sin llegar a ser de izquierda, fue el del liberal Alfonso López Pumarejo, en los años 30, que incluso llegó a plantear una reforma agraria.

/gap