La llegada de Francisco a Chile estuvo marcado por un hecho particular, ya que apenas pisó suelo nacional, el alcalde de Puente Alto, Germán Codina, rompió el protocolo para poder saludarlo.

Y es que mientras el Papa caminaba por la loza del aeropuerto junto a la Presidenta Michelle Bachelet, Codina se salió de su ubicación para poder estar con él.

“Fui el primer alcalde de Chile que lo hace, pero siempre con respeto. Le pregunté si lo podía saludar y el me dijo ‘¿Por qué no?’ Todos los demás se acercaron”, explicó a Emol.

Otra de las autoridades que rompió el protocolo fue la alcaldesa de María Pinto, Jessica Mualim, quien apuntó que “fue una tremenda oportunidad, sobre todo para mi comuna, un sector rural de la Región Metropolitana, al estar presente en un momento tan crucial”.

Junto con ello, indicó que la dado que el Papa accedió a compartir con ellos, muestra “la bella persona que hay dentro de él y que muchas veces a través de la televisión no se puede percibir, esa cercanía”.

/gap