“Es una locura”. Con esas palabras la ministra de Educación, Adriana Delpiano, le manifestó ayer a la jefa de bancada del PPD, Loreto Carvajal, su preocupación por un viaje a Israel que se desarrollará entre el 21 y 29 de enero y al que -al menos- cinco diputados oficialistas fueron invitados.

Se trata de una invitación extendida por la Comunidad Judía de Chile en diciembre de 2017 a parlamentarios de distintas bancadas, entre ellos los PPD Daniel Farcas, Guillermo Ceroni y la propia Carvajal; el DC Gabriel Silber (foto) y la diputada socialista Jenny Álvarez.

La alarma de la ministra se explica porque el viaje de los legisladores se produce justo en momentos en que el Ejecutivo busca aprobar proyectos clave para el cierre legislativo de la administración de la Presidenta Michelle Bachelet, entre ellos, el de Educación Superior, que consagra el derecho a la gratuidad; el que busca fortalecer las universidades estatales y la ley de identidad de género y donde se vaticinan votaciones estrechas.

Fue en ese contexto que la ministra Delpiano le solicitó a la bancada del PPD, su partido, un almuerzo para hoy, precisamente para revisar los votos con los que contará el gobierno durante las votaciones que están contempladas para la próxima semana.

En el caso de Educación Superior, la iniciativa contempla disposiciones de quórum calificado, por lo que para su aprobación el Ejecutivo necesitaría de 60 votos favorables, sin contar al desaforado Rosauro Martínez y al presidente de la Cámara, Fidel Espinoza, quien se encuentra con permiso constitucional.

Más complejo aún será el escenario del proyecto de ley de identidad de género, iniciativa que será votada en la sala de la Cámara el próximo martes 23 y que contempla disposiciones de la Ley Orgánica Constitucional, por lo que requieren el apoyo de 4/7 de los diputados.

La invitación

“La Comunidad Judía tiene el agrado de invitarlo a un viaje a Israel, entre los días 21 al 29 de enero de 2018, con la intención de conocer más a fondo las costumbres, idiosincrasia y la vida cotidiana de los pueblos que habitan esa zona de Medio Oriente”, se lee en la invitación a Israel.

El programa contempla visitas a distintas ciudades e incluye pasaje aéreo ida y vuelta, hoteles, comidas y traslados. Al no ser un viaje oficial, ninguno de los legisladores puede pedir permiso constitucional para evitar que su ausencia afecte la votación de distintas iniciativas.

“A mí me habían invitado en otras ocasiones pero nunca había ido. Y esta vez, pensando que esta era semana distrital, acepté, pero hasta el día de hoy no me ha llegado la agenda”, explicó Carvajal a La Tercera. La parlamentaria agregó, en todo caso, que evaluará el viaje, “porque recién me lo anticipaba la ministra, que podría haber votaciones importantes”.

El diputado Silber señaló, en cambio, que tenía algunos reparos “sustantivos” con el proyecto de Educación Superior y en ese sentido “mi presencia en la sala no innova en el destino de esos proyectos”.

El diputado Farcas, en tanto, subrayó que más allá de si asisten o no al viaje aún no están los votos en el oficialismo, al menos, para aprobar Educación Superior y universidades estatales. “Todavía tenemos que convencer a toda nuestra bancada de que vote a favor de la reforma educacional”, argumentó.

El despliegue de La Moneda

En el marco de la inquietud del gobierno con educación – de hecho ayer el Senado no votó ayer el proyecto sobre universidades estatales para su despacho a la Cámara, citándose a una sesión especial para hoy- los ministros políticos de La Moneda se desplegaron en el Congreso para solicitar el respaldo del oficialismo.

La ministra vocera, Paula Narváez, almorzó con la bancada PS, el ministro de la Segpres, Gabriel de la Fuente, con la DC y el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, con la bancada del PPD.

En ese contexto, los secretarios de Estado transmitieron su inquietud por eventuales ausencias en jornadas legislativas clave. En el almuerzo PS, de hecho, la mesa le pidió expresamente a la diputada Álvarez que no se sumara al viaje en Israel.

/gap