Representando al Distrito 21 de Lota, Arauco, Los Ángeles y Alto Biobío, Joanna Pérez forma parte de la bancada de 14 diputados de la Democracia Cristiana. En esta entrevista, la administradora pública y ex secretaria ejecutiva del Consejo Regional del Biobío -quien ya había competido en su región en las parlamentarias de 2013- aborda no solo la que será su labor legislativa, sino también su postura sobre el futuro de su partido. Al respecto, advierte que la colectividad no supo hacer una buena lectura de lo que la ciudadanía quería para el partido, por lo que llamó a recuperar la identidad.

Es importante el trabajo cercano, con la gente, para poder levantar materias propias del territorio. El Distrito 21 tiene muchas condiciones para avanzar en el desarrollo del turismo o en la conectividad. Pero también creo que uno tiene que abocarse para lo que la eligieron, que es legislar y fiscalizar, sobre todo en este nuevo escenario político.

En materia legislativa, ¿era partidaria, por ejemplo, de la despenalización del aborto en tres causales?

La verdad es que no. Ya había señalado en mi campaña que no estoy de acuerdo.

¿Y apoyaría eventuales modificaciones? En Chile Vamos han señalado que buscarán perfeccionar esta reforma…

Yo respeto lo que se ha hecho, porque no fui parlamentaria en este período. Sin embargo, me interesa fortalecer lo que tenga relación en materia de familia y, si hubiera algún proyecto, lo analizaría en su mérito.

Hay un debate respecto del lugar que la DC debe ocupar desde la oposición y si debe integrar un bloque de centroizquierda…

La DC es un partido de centro y fracasamos en el proyecto político inspirado hacia la centroizquierda. Por eso creo que debemos fortalecer y recuperar nuestro tinte político. Desde ahí se pueden hacer muchas más cosas. Porque ya intentamos estar en un proyecto de coalición que fracasó. Y espero que podamos reordenar nuestro trabajo, más que hacia afuera, en lo interno primero.

 

/Entrevista de Nicolás Guzmán para La Tercera

/gap