Esta mañana, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, pidió las “mayores sanciones” para Mónica Caballero y Francisco Solar, quienes fueron detenidos esta mañana por su presunta responsabilidad en la colocación de cuatro artefactos explosivos en Santiago: uno de ellos fue enviado a la oficina en Quiñenco en que trabaja el exministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

“Esto es muy relevante porque estamos hablando de delitos de extraordinaria gravedad. El uso de artefactos explosivos para atentar contra la vida de las personas, contra la integridad de las personas, para afectar y alterar el orden público y la paz social, es un delito de la máxima gravedad”, aseguró Blumel.

“Por lo tanto, quiero valorar y reconocer el trabajo serio, profesional y riguroso de la Fiscalía y de Carabineros para poder identificar a estas personas. Ahora se abre una etapa, la de la investigación penal para que se puedan establecer las mayores sanciones que contempla nuestro ordenamiento jurídico”, añadió.

Blumel consideró que “estos delitos son particularmente graves. Estas acciones lo que buscan es alterar el orden úblico, la paz social. En Chile existen instituciones serias, profesionales, rigurosas que investigan, que previenen, que sancionan. Esperemos que la justicia evalúe esto con el máximo rigor y pueda establecer las mayores sanciones, las mayores penas, porque estos delitos no pueden quedar en la impunidad”.

Mónica Caballero y Francisco Solar serán formalizados durante la jornada por el delito de homicidio frustrado y porte ilegal de armas.

Pruebas: “Cuantiosa evidencia”

En tanto, el fiscal regional sur, Héctor Barros, aseguró que “los antecedentes que ha reunido la Fiscalía da cuenta de cuantiosa evidencia que dice relación con evidencia biológica, fotográfica, fílmica. Y una serie de otras evidencias que dan cuenta de manera clara y precisa la participación que tuvo cada uno de ellos en los hechos que se les va a imputar en la audiencia”

Sobre la calidad de las pruebas, y para diferenciarse del caso Bombas I en donde los imputados fueron absuetos, explicó que “este es un caso completamente diferente. Y nosotros estamos hablando de evidencia biológica, de un estándar mucho más alto del que se exige normalmente y con evidencia fílmica”.

/psg