En su sesión ordinaria del 4 de enero pasado, el Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias dejó estipulado en acta el resultado de una extensa fiscalización realizada por el Comité de Auditoría Parlamentaria, sobre las asesorías externas contratadas por legisladores y que han sido objeto de controversia luego de que se detectaran informes con plagios.

Los consejeros consignaron en ese resumen de la reunión que tres senadores y cuatro diputados habían sido objeto de reparos por parte del organismo auditor. Y tal como determina el reglamento, los siete casos fueron puestos a disposición de las respectivas comisiones de ética de cada Cámara.

Sin precisar los nombres de los parlamentarios, en el acta se detalla parte de la auditoría: “Respecto del Senado, fueron sometidos a revisión 18 senadores y seis Comités Parlamentarios. De los antecedentes de la asesoría indicada, se formuló reparo a cuatro señores senadores, se levantó el reparo a uno, y de los tres restantes se pusieron los antecedentes a disposición de la Comisión de Ética y Transparencia”.

Y en relación a la Cámara de Diputados, se puntualiza que “se revisaron detalles sobre esta asignación correspondiente a 73 diputados y cinco Comités Parlamentarios. De ellos, se les formuló reparo a nueve diputados, a cinco se les levantó reparo, y los antecedentes de cuatro señores diputados fueron puestos en conocimiento de la comisión”.

La fiscalización de los auditores abarcó el periodo comprendido entre octubre de 2016 y marzo de 2017, y el trabajo realizado durante el año pasado.

La contratación de asesorías externas por parte de parlamentarios fue puesta en entredicho luego de que se revelara, en septiembre de 2017, que un informe de respaldo presentado por un colaborador del senador Alejandro Guillier incluyó párrafos copiados y sin citar de información pública disponible en la web del Congreso. La controversia creció luego de que, con el transcurso de los días, se detectaran más casos de plagio, lo que llevó a la Fiscalía Regional Oriente a pedir al Senado la totalidad de los informes de asesores externos en el marco de una investigación radicada en la Cámara de Diputados.

La auditoría

La metodología utilizada por el comité implicó la realización de un sorteo inicial para determinar la muestra de parlamentarios que serían sujeto de la auditoría. Luego los fiscalizadores requieren información contable y respaldos de la asignación en el periodo contemplado previamente.

De haber reparos, es la Comisión de Ética la autorizada para ejercer eventuales sanciones a los parlamentarios. En el Senado, esta comisión está presidida por el senador UDI Hernán Larraín, e integrada por Alfonso de Urresti (PS), José García (RN), Alejandro Guillier (ind.) e Ignacio Walker (DC).

Según la información oficial de la comisión -publicada en senado.cl-, el senador DC fue justamente uno de los tres integrantes de la Cámara Alta que fueron objeto de reparos del Comité de Auditoría. Esto, porque a juicio de los fiscalizadores, una de sus asesoras externas debía estar contratada como personal de apoyo (labor permanente) y no con cargo a la asignación de asesorías externas.

La Comisión de Ética, sin embargo, rechazó el reparo del comité auditor. Esto, tras conocer los descargos de Walker remitidos por escritos -ya que se inhabilitó de la sesión cuando se habló de su caso-, que además de haber sucesivos cambios de contratos de la asesora -y hasta un error en uno de los anexos-, se precisó que ni la comisión ni los auditores cuestionan la procedencia del pago ni la veracidad de los servicios.

La Tercera intentó conocer el nombre del resto de los parlamentarios que fueron objeto de reparos por el comité, pero estos no fueron proporcionados.

/gap