Hasta las oficinas de Apoquindo 3000 llegó ayer, cerca de las 17.30, el canciller Heraldo Muñoz para reunirse con Sebastián Piñera.

¿El motivo? Abordar los pasos a seguir respecto de los alegatos orales del juicio por la demanda que interpuso Bolivia, con la que busca obligar a Chile a negociar una salida con soberanía al Pacífico. Esto, luego que la Corte Internacional de Justicia de La Haya definiera que los alegatos orales se llevarán a cabo entre el 19 y 28 de marzo, es decir, ocho días después de que Piñera asuma la Presidencia. Por esta razón, el mandatario electo pidió la cita con Muñoz.

El pasado jueves, tras visitar a Eduardo Frei en su casa, Piñera señaló haber analizado la demanda boliviana con el ex mandatario. “Vamos a resguardar la soberanía de nuestro país y su integridad territorial”, dijo.

La fecha fijada por la corte sorprendió al equipo chileno, ya que las estimaciones apuntaban a que los alegatos no serían antes de junio. Junto con eso, se instaló la interrogante sobre si Piñera mantendrá al actual equipo.

Sobre esto último, el canciller dijo el miércoles que el equipo “se mantiene hasta el día 11, y el presidente electo verá si quiere introducir innovaciones , pero este es un equipo de Estado, un equipo amplio de los mejores abogados nacionales e internacionales, y nunca les hemos preguntado qué es lo que piensan políticamente”.

El titular de RR.EE. agregó a radio Cooperativa que “las señales que tengo son de continuidad (del equipo), pero él (Piñera) tiene el derecho a hacer cambios si lo estima necesario o agregar juristas a un equipo que, en todo caso, está muy consolidado y es de altísimo nivel”.

El equipo está integrado por el agente Claudio Grossman y los coagentes Alfonso Silva, Alberto van Klaveren y María Teresa Infante, además de juristas nacionales e internacionales, quienes tienen programado un encuentro en París para este domingo y lunes.

En medio de este escenario, parlamentarios de Chile Vamos consideran que el presidente electo debería mantener al equipo. “Lo prudente y razonable es la total continuidad de los equipos que, por lo demás, están encabezados por Claudio Grossmann y el coagente Alfonso Silva, que dan plenas garantías de un trabajo bien hecho. La continuidad parece ser la señal que corresponde dar”, afirmó el senador UDI e integrante de la Comisión de RR.EE. de la Cámara Alta, Hernán Larraín. El parlamentario agregó que “el nuevo gobierno tendrá que juntarse con los equipos de abogados para ver cómo producir este trabajo; estamos tranquilos, porque ya tenemos la experiencia del juicio con Perú y, por lo tanto, Chile sabe bien cómo hacerlo”.

Su par de RN Francisco Chahuán añadió que “nosotros hemos sostenido que los temas de Estado requieren continuidad, tal como ocurrió en el cambio de mando en 2010 entre Sebastián Piñera y Michelle Bachelet. Ahora debería ocurrir lo mismo, porque hay que dar solidez a los argumentos de Chile y, por tanto, apostamos por la continuidad de los equipos”.

Chahuán agregó que “el presidente electo tiene que involucrarse con la estrategia de la defensa de los intereses de Chile. Espero que prontamente haya una reunión entre el canciller entrante y saliente”. Hasta ahora se han mencionado para ese cargo los nombres del senador Larraín y del ex ministro Felipe Larraín, entre otros.

En el piñerismo algunos comentaban que lo “lógico” es darle continuidad al equipo jurídico, debido a que la demanda de Bolivia contra Chile es un tema de Estado. También, dicen las mismas fuentes, sería arriesgado hacer un cambio, ya que tendría que “estudiarse toda la demanda”. En Chile Vamos advierten, además, que una modificación en los integrantes sería un riesgo ante un eventual fallo adverso.

/gap