El arzobispo de Piura y Tumbes, José Eguren, dio un discurso durante el paso del Papa Francisco en la ciudad peruana de Trujillo. Y ello fue motivo suficiente para que se desatara la polémica en Perú: Eguren es acusado de encubrir abusos sexuales en su calidad de integrante de la cúpula del Sodalicio de la Vida, entidad que fue intervenida por el Vaticano después de las recientes acusaciones de abuso sexual a su fundador, Luis Fernando Figari.

Y como si fuera poco, está acusado en una causa relacionada con tráfico de terrenos.

Al respecto, en Perú compararon la intervención de Eguren con la participación de Juan Barros durante las misas que Francisco celebró en nuestro país. “Acá acaba de suceder algo similar, pero la reacción ciudadana fue indolente e indiferente. Acá el denominado ‘Modo Papa’ sí funcionó. Con la prensa local, particularmente. Y acá, si no es porque la periodista Paola Ugaz se da cuenta, no nos enterábamos. En Trujillo, resulta que el discurso de honor lo da el arzobispo de Piura y Tumbes, José Antonio Eguren Anselmi. Sodálite, para más señas”, señala una columna de opinión en el país vecino.

“Por eso, el símil con Barros le cae como un guante. Pero no solo ello. Eguren es además señalado en diversos reportajes de investigación, como presuntamente implicado en casos de tráficos de terrenos en la ciudad de Piura, y vinculado a la organización criminal La Gran Cruz”, se agrega.

“La iglesia les está tomando el pelo, señoras y señores creyentes. Los están tratando de idiotas. Y lo más triste es que, con el auxilio de la prensa que está en “Modo Papa”, los clérigos apañadores y el mismísimo papa Francisco, lo están consiguiendo”, puntualizó el columnista.

/gap