Las fuerzas especiales afganas han puesto fin este domingo al asalto de un grupo de hombres armados contra el hotel Intercontinental de Kabul. La operación, que se ha prolongado durante 17 horas, ha concluido con al menos 18 muertos, entre ellos 14 extranjeros, además de los cinco o seis atacantes, pero algunos supervivientes aseguran que hay más víctimas mortales de las anunciadas. Los talibanes se han responsabilizado del atentado, el último de una ristra de acciones terroristas que desde hace meses mantienen en jaque a la capital de Afganistán.

“El ataque ha terminado. Todos los asaltantes están muertos, y se ha rescatado a 126 personas, entre ellos 41 extranjeros”, ha anunciado Najib Danish, portavoz del Ministerio del Interior. Poco después, Danish ha declarado a la televisión ToloNews, que “14 extranjeros y cuatro afganos han resultado muertos”. No obstante, un superviviente entrevistado por esa cadena eleva esa cifra a 43. Además, han resultado heridos seis afganos y diez miembros de las fuerzas especiales, el cuerpo de élite que se ha ocupado del caso.

Entre los fallecidos hay nueve ucranios, dos venezolanos, un griego y un kirguís, según el cruce de datos de diversas fuentes. Once de las víctimas mortales son empleados de la compañía aérea afgana Kam Air que tenía alojados en el hotel a 42 pilotos y tripulantes de cabina extranjeros. De momento, la aerolínea sólo ha confirmado la muerte de 10 empleados, 8 ucranios y 2 venezolanos. El ministro de Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, ha reconocido en Twitter que seis ciudadanos de su país han perecido en el asalto.

/gap