Luego de que fuera suspendido el tradicional “piscinazo” de la reina del Festival de Viña del Mar por una manifestación de pobladores del campamento Felipe Camiroaga, Kika Silva se lanzó a la piscina en el Hotel O’Higgins.

Kika Silva apareció en la piscina del Hotel O’Higgins con una capa naranja que ocultaba su traje. Junto a los bailarines presentó una “performance” un poco diferente a lo planificado. Con un bikini negro y plumas la actual Reina de Viña se presentó frente a la prensa.

Kika Silva realizó el tradicional “piscinazo” con un simple clavado, sin embargo, al instante la reina del Festival quiso repetirlo, sorprendiendo a los espectadores con un “mortal” hacia adelante.

Tras esto, Kika Silva explicó que optó por realizar un show más sencillo para solidarizar con los aludes que afectan al país. “No podemos celebrar tanto, tenemos que hacer algo más austero. Había que hacerlo de otra manera”, declaró a los medios.

Esto, ya que según declaró la reina del Festival, el traje original era con el mismo bikini, pero con pintura dorada

/psg