Álvaro Henríquez volvió a convertirse en foco de atención. Pero esta vez por asuntos extramusicales. Ayer durante la mañana se comenzaron a viralizar una serie de videos que lo mostraban en un confuso estado durante una presentación junto a Los Tres de la noche anterior en el Festival de Verano de Talagante: no cantaba, se movía desorientado entre sus compañeros de banda, apenas abría la boca para interpretar sus éxitos de siempre.

La escena hizo estallar las pifias y, horas después, al propio alcalde de la comuna, Carlos Álvarez, quien a través de su cuenta de twitter calificó de “impresentable” lo sucedido y anunció que no le pagaría lo acordado a la productora responsable de contratar a los penquistas. En otro audio que circuló por las redes sociales, el cantante era encarado por un periodista de la entidad (quien lo acusaba de haber estado “borracho”), a lo que Henríquez respondió con gruesos insultos.

Según distintas fuentes de su círculo cercano, el hombre de “Amor violento” saltó a escena tras ingerir una alta dosis de medicamentos debido a varios problemas de salud que arrastra desde el año pasado, lo que explica sus problemas para cantar y moverse con normalidad.

Entre ellos, complicaciones renales derivadas de un escaso cuidado al momento de beber y comer durante sus ratos libres. Incluso en diciembre estuvo internado durante varios días en la capital.

Por tanto, los mismos consultados subrayan que el músico no estaba “ni drogado ni borracho” y que todo se debió a la abundante medicación que está ingiriendo desde hace algunas semanas, sumado a un estricto tratamiento médico. Hoy estaría en una fase de “limpieza” de todo lo consumido en el último tiempo.

Abordada por el tema, su mánager, Claudia Schlegel, aclaró que su dirigido no realizaría declaraciones. Como consecuencia inmediata, Los Tres cancelaron el show que darían hoy en Peñalolén, aunque aún no hay claridad del otro espectáculo que tenían amarrado, para hoy mismo en la Fiesta Costumbrista Trilla a Yegua Suelta de la localidad de Calle Larga, en la Región de Valparaíso.

Quizás en sintonía con sus complicaciones de salud, la segunda parte de 2017 también fue turbulenta para el cantautor. Empeñado en reunir a la formación histórica de su conjunto para celebrar los 20 años de su obra maestra, el álbum Fome (1997), finalmente se tuvo que resignar a la negativa de sus ex camaradas. El guitarrista Angel Parra le dijo que no desde la primera invitación, mientras que el baterista Francisco Molina en un principio había aceptado entusiasmado el proyecto, a través de un acercamiento con el cantante que rompió un hielo que ya se extendía por más de una década, pero después de varios meses también determinó dar un paso al costado.

Henríquez no quiso darse por vencido y, con su actual formación -secundado por otro histórico, el bajista Roberto “Titae” Lindl-, inició la gira que festejaría uno de los álbumes más celebrados por el cancionero chileno de los 90. De hecho, todo empezó el 12 de octubre en Antofagasta, con la promesa explícita de que el tour nostálgico contemplaría otras fechas. Sin embargo, la intención sólo llegó hasta ahí y las dos décadas de Fome no tuvieron más continuidad en los escenarios. En sus últimos conciertos, la banda ha vuelto ha desempolvar su performance de siempre, anclada en los grandes éxitos y en el repertorio unplugged que vienen ofreciendo desde 2016.

En lo inmediato, el intérprete también guarda otro momento estelar: es uno de los invitados protagónicos a la Cumbre del Rock Chileno que se hará este sábado 27 en el Club Hípico. Ahí revivirá la banda sonora de La Negra Ester, las canciones que acompañaron hace 30 años el célebre y recordado montaje de Andrés Pérez.

Los organizadores del evento no tienen mayor información sobre un eventual cambio en ese show, pactado para las 21.50 horas en uno de los escenarios centrales. Y, de paso, también declaran preocupación ante el delicado estado de salud que atraviesa el compositor.

Vea el video de la polémica presentación de Los Tres en Talagante:

/gap