En septiembre pasado, el fiscal regional Manuel Guerra sostuvo un duro enfrentamiento público con el Senado, luego de requerir la totalidad de los informes de respaldo de asesores externos de senadores.

Según explicó esa vez, la diligencia buscaba ampliar la investigación sobre estas asesorías que Carlos Gajardo y Pablo Norambuena llevaban adelante respecto de la Cámara de Diputados y que partió con una autodenuncia de la ex periodista UDI Lily Zúñiga.

Pese a que el Senado resistió la entrega de informes, el Ministerio Público no ha insistido con la diligencia.

Tras las renuncias de ambos fiscales, esa investigación -radicada en la fiscalía de Alta Complejidad- deberá ser reasignada.

Del mismo modo, con sus salidas, Gajardo y Norambuena dejaron en el camino otras causas: una que apunta en contra de los ex diputados PPD Jorge Insunza y Patricio Hales, querellados por el presunto delito de fraude al Fisco por el Consejo de Defensa del Estado, y también una indagatoria por malversación de caudales públicos -distinta de Penta- en contra del ex ministro Pablo Wagner.

/gap