Las bases de los torneos nacionales que se iniciarán en febrero en Primera División y Primera B confirmaron la obligatoriedad de la presencia de jugadores en formación y respaldó la medida que se inició hace dos años para garantizar la presencia en cancha de jóvenes de categoría Sub 20.

Según las nuevas reglas, cada equipo deberá competar 1.350 minutos en cancha para un jugador nacido después del 1 de enero de 1998, lo que equivale a 45 minutos por cada uno de los treinta partidos que disputará cada equipo en el campeonato largo.

Los Sub 20 que prometen en 2018

Además, se incorporará la obligación de llevar entre los citados a un jugador de categoría Sub 23, en este caso, nacido después del 1 de enero de 1995.

En caso de que los equipos incumplan esta normativa, al término del torneo sufrirán descuentos de 3 a 9 puntos en la clasificación general, además de multas.

/gap