El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) publicó el informe de observación que se realizó sobre el Servicio Nacional de Menores (Sename), el que entregó crudos datos obtenidos mediante los testimonios de los niños y adolescentes que viven en sus hogares.

El reporte, que se liberó en la página web del organismo, se realizó sobre la base de entrevistas a 405 niños y adolescentes de 171 centros a lo largo del país.Sobre el abuso sexual, se identificaron 23 casos de abuso sexual relatados por los propios niños y niñas entrevistados, quienes representan el 6,8% del total en el último año.

“En un 78,2% de los casos, los abusos habrían sido cometidos por otro/a menor de edad que vive o no en su centro actual. Por su parte, un 6,8% de los niños y niñas que reportaron abuso sexual, señalan que éste fue cometido por adultos que trabajaban en ese momento en el centro, mientras que una cifra similar corresponde a niños y niñas que, habiendo referido haber sido víctimas de abuso sexual, no pudieron especificar la figura del agresor durante la entrevista.

Cabe destacar el alto porcentaje de niños y niñas que reportan estar actualmente en contacto con la persona que habría cometido el abuso (69.1%)”, señaló el texto.

Desde el INDH aclararon que “las denuncias contra el personal por situaciones de abuso sexual no parecen ser un fenómeno predominante en los centros observados”, haciendo la excepción en un centro, donde habían 9 trabajadores acusados.

Además de esto, se mostró que un 66,1% de los niños y niñas reportaron abusos que se habrían producido o iniciado cuando tenían menos de 14 años, mientras que un número también mayoritario de los niños y niñas que reportó abuso sexual (57,5%) señaló que tenía menos de 14 años la última vez que habría sufrido este tipo de abuso.

Los entrevistados dijeron haber sufrido tocaciones en sus partes íntimas (55,3%), seguido de voyerismo (16,7%) e insinuaciones de carácter sexual (16%).

En cuanto al maltrato físico, 8 de cada 10 niños reportó ser castigado por parte del personal en los últimos 12 meses.

“Los castigos se agruparon en 5 tipos distintos de medidas disciplinarias: privación de bienes, restricción de derechos, exclusión, contención física y ejecución de tareas domésticas”, señalaron.

El informe apareció luego de la polémica salida del director del INDH, Branislav Marelic, quien afirmó que “la presión y movilización de la sociedad civil aseguró que este informe finalmente fuera publicado”.

/gap