Cuando el 11 de marzo, formalmente asuma Gerardo Varela como nuevo Ministro de Educación, el ambiente tal vez sea más denso de lo que ya es, a sólo días de su nombramiento.

Esta realidad, hace pensar que cuando entre en operaciones este abogado y polémico columnista de opinión, los ánimos ya estén preparados para que las fuerzas que han cuestionado su designación, vayan al choque.

Hay que recordar que Gerardo Varela ha manifestado en columnas de opinión publicadas por diferentes medios de prensa que, por ejemplo, “la educación es un derecho, aunque muchos no lo ejerzan y se mantengan en la más dulce de las ignorancias (…) Pero la educación es también un bien económico; desde luego se puede comprar, se pueden contratar clases de inglés, música o matemáticas”. Asimismo, ha planteado que “nunca tuvimos plata para una educación masiva, gratuita y de calidad y tampoco la tenemos ahora”.

Según quien será el nuevo integrante del gobierno de Sebastián Piñera, “la solución para la educación no es la gratuidad ni la prohibición del lucro -y menos de la selección y el copago-, sino que el desafío es cómo seguir atrayendo inversiones, competencia y talento a un sector que la requiere con urgencia”.

“Lo peor es lo que ha hecho este Gobierno: negar a la educación su naturaleza de bien económico, limitar la autonomía universitaria, impedir su correcto financiamiento, desincentivar la competencia y regalar plata a los universitarios que serán los privilegiados de la sociedad”, manifestó alguna vez, Gerardo Varela.

Todas estas afirmaciones las hizo públicas, en su calidad de columnista de medios de comunicación, pero una vez que fue nombrado como Ministro de Educación, Varela ha empezado a enfrentar las críticas provenientes de distintos bloques de izquierda. El próximo Ministro de Educación respondió a los cuestionamientos, indicando: “Lo que he escrito lo mantengo y lo atesoro. Es parte de mi historia y de mi vida. Ahora, estoy en otro plan. Uno tiene varias facetas en la vida, la de columnista quedó atrás y ya no puedo seguir escribiendo y ahora debo preocuparme de cumplir con el programa del Presidente que es muy ambicioso y muy desafiante y tiene grandes lineamientos”.

Además, les envió un mensaje a sus detractores, señalándoles que “la gratuidad, ya se ha aprobado, es una decisión que se tomó democráticamente en Chile, con la mayoría adecuada y, hoy día, no queda nada más que implementarla”.

El temor de los docentes

Uno de los sectores que no ha guardado silencio y está manifestando abiertamente, su preocupación por la llegada de Varela al Ministerio de Educación, es el Colegio de Profesores, gremio en el que su presidente, Mario Aguilar, señala: “Ojalá sea un ministro disponible al diálogo. Nosotros, sí tenemos esa disposición”.

El dirigente sindical afirma que la preocupación por el rol que desempeñe Varela se fundamenta en el hecho de que “es una persona ultra ideologizada en favor de la doctrina neoliberal. Si ésa será la política a aplicar en educación, evidentemente, eso es preocupante y alarmante, porque, además, cada vez que ha hecho declaraciones en materia educacional en su pasado reciente (no como Ministro) lo ha hecho en favor del lucro, propiciando una prioridad de la educación privada por sobre la educación pública”.

Mario Aguilar señala que Varela “ha tenido dichos muy poco respetuosos respecto de nuestro gremio docente. Por supuesto, que nos deja preocupados la designación de una persona que tenga ese perfil”.

Hay que indicar que, si bien, en los cuatro años de administración de Michelle Bachelet, el Magisterio nunca logró una relación fluida con la actual Ministra Adriana Delpiano, particularmente, del que era el sector que no pertenecía a las filas del Partido Comunista (PC), cuando en la presidencia del Colegio de Profesores figuraba por años, Jaime Gajardo, ahora, el escenario es distinto, considerando que el timonel del gremio es Aguilar, militante del Partido Humanista, sector que forma parte del Frente Amplio que está en contra de la aparición de Varela en la cartera de educación.

¡Las demandas pendientes de los profesores!

El Magisterio, al día de hoy, sigue con varias demandas que están pendientes de cumplirse por parte de los gobiernos de turno, las mismas en las que insistirán en que bajo la administración de Sebastián Piñera tengan respuesta.

“La deuda histórica es un asunto que nosotros tenemos como una espina clavada. Llevamos 27 años desde que se retornó a la democracia y nula respuesta. No hay justicia, 13.700 colegas fallecieron sin que haya justicia para ellos y es una realidad que vamos a seguir poniendo como tema central. Esperamos que, algún día, llegue un gobierno con un sentido ético más que jurídico, que con un sentido ético se ponga la mano en el corazón y haya justicia para nuestros colegas”, afirmó Mario Aguilar a este diario digital, por ejemplo, en septiembre de 2017, agregando que también está “todo el tema asociado al agobio laboral docente, en donde hay una enorme cantidad de trabajo administrativo, burocrático e inútil. Este gobierno (de Michelle Bachelet) comprometió soluciones respecto de eso y, hasta ahora, eso no ha ocurrido. No se ha cumplido, muy poco se ha cumplido, una parte muy pequeña con las mesas de trabajo que hubo, pero en general no se ha cumplido con lo que se dijo”.

A esos requerimientos, se suma el fortalecimiento de la educación pública. Habrá que ver, entonces, una vez que asuma Gerardo Varela, la disposición del Secretario de Estado de dar respuesta a las demandas de los docentes que se arrastran por años, de lo contrario, no se puede descartar que junto a los estudiantes salgan nuevamente a las calles a marchar por sus demandas.

Por Daisy Castillo Triviños para elmuro.cl

/psg