El aumento de médicos extranjeros trabajando en el país en los últimos años es algo palpable en las salas de atención, tanto del sistema público de salud como el privado.

Y es un fenómeno que podría seguir creciendo, porque cada vez hay más foráneos interesados en desempeñarse en el país que rinden y aprueban el Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom). Este habilita para trabajar en el sistema público y permite revalidar su título profesional a los facultativos que vienen de países que no tienen convenios de reconocimiento con Chile.

En 2017 fueron 1.695 los médicos extranjeros que aprobaron el Eunacom teórico, sumando las versiones de julio y diciembre del test. Esto es 38 profesionales más que los 1.657 chilenos que pasaron la misma prueba, con lo que por primera vez hubo más foráneos que nacionales que aprobaron la medición escrita.

Eso sí, los extranjeros deben, posteriormente, rendir exámenes prácticos para tener completamente aprobado el Eunacom, algo que no deben hacer los egresados de universidades del país, porque a ellos se les convalida su internado.

“Siempre el tema era la alta tasa de reprobación de los extranjeros. Pero estamos en una situación en la que ya no importa tanto eso, porque son tantos los que rinden la prueba que aunque reprueben muchos, igual el número de los que aprueban es alto”, planteó el director del Eunacom, Beltrán Mena.

Los números lo refrendan, pues incluso manteniendo una tasa de reprobación mucho más alta que los chilenos, los extranjeros que pasaron la prueba aumentaron 28 veces en cinco años: de 60 en 2013 a 1.695 el año pasado.

Sobre el aporte que estos facultativos están siendo al país, Juan Carlos Riera, vocero de la Agrupación de Médicos Venezolanos (Ameven), afirmó que “más del 75% de la salud pública es soportada por médicos extranjeros. Ese es un dato relevante, sobre todo porque, además, la formación de facultativos en Chile no puede crecer más y se necesitan profesionales en el país”.

Ayer, Mena mostró sus análisis a los decanos de las escuelas agrupadas en la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (Asofamech), que se reunieron en Puerto Montt. Les planteó que así como aumentan los médicos extranjeros, los de universidades chilenas “están bajando o al menos (el número) se estancó”.

En 2015, egresaron 1.612; en 2016 fueron 1.598 y en 2017, 1.551. “Esto puede mostrar que la capacidad formadora se detuvo”, advirtió el director del Eunacom.