Señor Director.  En los últimos días, la opinión pública nacional, ha sido ampliamente informada del fuerte “huracán” que está afectando a dos determinantes instituciones del Estado de nuestro país. Poder Judicial,  en lo que respecta a la Fiscalía Regional y Carabineros de Chile, Dirección de Inteligencia.

Sobre ello, casi nadie ha dejado de ofrecer su opinión y, en forma ampliada, no si tan objetiva, a través de los diversos medios de comunicación nacional.  Es esta la razón, que me lleva a exponer algunos puntos de vista, que el apasionamiento partidista, muy probablemente no nos ha permitido apreciarlo con la objetividad que este relevante tema se merece.

Primero, que mientras no se confirmen algunas de las aseveraciones que hasta hoy se han ventilado públicamente, considero que esta delicada situación, debió haberse abordado con la seriedad y reserva que merecen las dos Instituciones afectadas. Un buen ejemplo, el bochornoso caso de Arica.

Segundo, nadie ha destacado que todo este huracanado caso, se destapa justamente, sólo después de que Carabineros, a través de un documento con categoría de secreto, informa a la  Fiscalía Nacional, que el fiscal Luis Arroyo se habría inhibido de adoptar medidas en contra de la abogada Mónica Palma, investigada por las filtraciones desde la Fiscalía y la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) a la CAM, debido a que ambos mantendrían una relación sentimental, de la condición que ella sea, situación que es aún objeto de una investigación por el Fiscal de Aysén.

Tercero, que la diligencia de allanamiento practicada por la Fiscalía a dependencia de la Dirección de Inteligencia de Carabineros, obviamente debía ser inicialmente impedida, de conformidad a lo que establece  el Art. 209 del Código Procesal Penal, el que indica que los allanamientos en lugares especiales como “lugares religiosos, edificios en que funcionare alguna autoridad pública o recintos militares”, se deberá avisar con 48 horas de anticipación. ¿ Eso lo ignoraba el Fiscal, o sólo pretendió intencionadamente agregarle más leña al fuego ?.

Cuarto, no deja de llamar profundamente la atención, la celeridad con la cual la Fiscalía presenta su intención de no perseverar en la Causa que motiva este delicado problema, lo que será resuelto este miércoles por el Juzgado de Garantía de Temuco.  Y,  en lo que debería ser la parte más importante de todo, ¿ qué pasa con las víctimas del hecho terrorista investigado ?.

Buena pregunta, pero de ello, a nadie le importa.

Carta enviada a El Diario Austral de Temuco, por ALEJANDRO CARRASCO ARÉVALO, Coronel de Carabineros, Prefecto de la Prefectura de Cautín 1991-1992.