El secretario de Desarrollo Internacional del Reino Unido, Michael Bates, ha presentado este miércoles su dimisión por llegar tarde al Parlamento. La demora de Bates ha impedido que pudiera contestar a una pregunta formulada por la diputada laborista Ruth Lister. La decisión de Bates de renunciar a su cargo ha dejado aturdidos al resto de parlamentarios, aunque la primera ministra británica, Theresa May, no ha aceptado su dimisión al considerarla “innecesaria”

El perdón de Bates a la diputada laborista ha sorprendido casi más que su decisión de renunciar al cargo. En un tono que The Guardian ha calificado como dramático, el secretario del Gobierno conservador ha ofrecido sus “más sinceras disculpas por su descortesía”. El parlamentario ha añadido que en los cinco años en los que ha tenido “el privilegio” de contestar a las preguntas en nombre del Ejecutivo”, siempre ha creído que los diputados tienen que “alcanzar los niveles de cortesía más altos posibles”. Bates ha asegurado durante su intervención estar “absolutamente avergonzado” y a continuación ha anunciado su renuncia. Después de terminar su intervención, el secretario ha colocado los papeles que traía debajo del brazo y ha abandonado la tribuna ante la mirada atónita de los lores.

Bates debía estar en la Cámara a las tres de la tarde para responder a una pregunta sobre la brecha salarial, pero llegó unos minutos tarde. En su ausencia, otro miembro de su grupo se hizo cargo de la respuesta. Según los medios británicos, el dirigente conservador se demoró porque los discursos que preceden a las preguntas, y que normalmente las retrasan, han cumplido este miércoles los tiempos previstos.

/gap