Una serie de testigos denunció por las redes sociales que un camión chocó la escultura “Ícaro y Dédalo” ubicada en el frontis del Museo de Bellas Artes de Santiago. La obra de arte resultó con quiebres en su estructura debido a la fuerza del impacto de un vehículo perteneciente a la organización de la Fórmula E.

La hipótesis se confirmó con la declaración de Roberto Farriol, director del Museo Nacional de Bellas Artes, confirmó la situación que ocurrió de noche y fue vista a través de las cámaras de seguridad.

“Fue una sorpresa, hay una situación que sobrepasa la realidad nos enteramos en la mañana y hemos visto con cámaras que se deduce que por la distancia y oscuridad que fue un camión grande que pasó a llevar la escultura”, comentó.

A esto sumó su molestia, precisando que, “Nos parece extraño porque el museo lo cerramos el domingo para evitar eso. La verdad es que nos resulta raro, por no decir inadmisible. Hay que entender que esta calle está cerrada, eso significa que todo vehículo que ingresó era parte de la iglesia”, agregó.

Según precisó Farriol, uno de los organizadores de la Formula E se reunió con él, y contó que están dispuestos a restaurar la obra que está avaluada en 500 mil dólares y su arreglo costaría 100 mil dólares, algo más de $60 millones de pesos.

HISTORIA

La obra ubicada en José Miguel de la Barradesde 1930 es una réplica de Ícaro y Dédalo, ejecutada por Rebeca Matte (1875-1929) como Monumento a la Aviación que el gobierno de Chile donó a su homónimo de Brasil en 1922, para la Plaza Mauá de Río de Janeiro.

El trabajo estuvo a cargo del maestro francés Vignali, quién reprodujo con detalles la escultura original en bronce patinado.

/gap