Los Pumas son una realidad que ilusiona a su afición en este Clausura 2018. Una cara completamente distinta al torneo pasado, en el cual culminaron como en el sótano, es la que muestra el equipo del Pedregal en las primeras jornadas del actual certamen.

Con Marcelo Díaz y Nicolás Castillo en la titularidad, esta vez vencieron 2-0 a Tigres y siguen en lo alto de la clasificación general, codo a codo con Rayados y América, gracias al invicto que mantienen en los primeros cinco partidos, algo que no sucedía desde hace casi siete años en el cuadro de la UNAM.

Desde los primeros minutos del encuentro disputado en el Estadio Olímpico Universitario, los locales tomaron la iniciativa en busca de la portería de Tigres, que contó con Eduardo Vargas solo en el segundo tiempo, y fue en el minuto 18 cuando lograron abrir el marcador con un buen centro por la derecha de Pablo Barreraque remató de cabeza Alejandro Arribas, pegado al poste derecho de Nahuel Guzmán. El arquero no pudo hacer nada para evitar el primer gol del defensa español que también tuvo un buen partido al congelar a André Pierre Gignac.

Un gran momento es el que vive también Pablo Barrera, quien además participó en el segundo tanto, ahora con un pase para Matías Alustiza quien hizo sombrerito a Nahuel Guzmán, y pese a que Hugo Ayala hizo el intento de evitar el gol, no pudo impedir que la pelota se metiera a la portería para el 2-0 al minuto 34.

Al inicio de la segunda mitad, Enner Valencia tuvo jugada importante para los Tigrescuando entró al área y sacó un potente disparo que Alfredo Saldívar tapó. Los visitantes manifestaron mayor peligro durante estos minutos, principalmente por los jugadores de peligro que tienen en ataque.

Pero también los Pumas estuvieron cerca de ampliar la ventaja, primero cuando Nahuel Guzmán salió a cortar un trazo largo pero dejó el balón a merced del Chavo Alustiza quien tuvo enfrente la meta vacía, pero su tiro se fue por un costado de la misma.

Más adelante, al 62′, Nico Castillo cayó en el área al recibir una patada por detrás del defensa de Tigres, Juninho, cuando se disponía a definir un mano a mano contra el portero, un penalti claro que no fue señalado.

En los minutos finales, la escuadra de la UANL buscó de forma insistente el gol del descuento, y se manifestó peligroso con las incursiones de Jürgen Damm por la banda derecha. Sin embargo, los de la UNAM nunca dejaron de ser peligrosos al contragolpe.

El marcador no se movió más y los Pumas consiguieron su tercer triunfo del certamen con lo cual sumaron 11 puntos, con diferencia de +9 goles, empatado en lo alto de la tabla con América y sólo superados por Monterrey con diferencia de +10.

/gap