Los familiares de los internos de Punta Peuco expresaron su molestia sobre la eventual designación del abogado Juan Pablo Olmedo como subsecretario de Derechos Humanos en el gobierno del presidente electo, Sebastián Piñera.

Ayer La Tercera publicó los nombres que suenan para ocupar los cargos de subsecretario de Justicia y de DD.HH siendo considerado para el cargo el ex presidente del Consejo para la Transparencia y Tomás Henríquez, de la ONG Comunidad y Justicia.

De acuerdo a la declaración pública de los condenados por violación a los Derechos Humanos, la eventual llegada de Olmedo significa “una afrenta, ignominia y un agravio inexcusable hacia el mundo militar en retiro considerando que se trata de un abogado extremadamente liberal en lo político y en lo valórico. Con un pasado vinculado a la centro izquierda y que, en consecuencia, no da las garantías de imparcialidad e independencia que se requiere para el ejercicio de este cargo”.

En esa línea, explican que se enviaron los antecedentes del abogado implicado al futuro ministro de Justicia, Hernán Larraín y a Sebastián Piñera.

“Confiamos plenamente en la sabia y prudente decisión del presidente Piñera y esperamos que los puentes que se han construido con el mundo militar durante su campaña presidencial y el restablecimiento de las confianzas se sigan consolidando”, concluye el comunicado.

/gap