El tener una vida íntima activa no solo es agradable, sino que también tiene múltiples beneficios tanto para nuestra salud física como mental. Ahora, gracias a los resultados de una investigación científica, el sexo podría convertirse en una excelente forma de mantenerte saludable.

Investigadores de la Universidad Wilkes-Barreen, en Estados Unidos, descubrieron que quienes tienen sexo de forma frecuente presentan un sistema inmune fortalecido con respecto a quienes tienen sexo en menor cantidad o se abstienen de tenerlo.

Sexo frecuente, una placentera forma de ayudar a prevenir enfermedades

El tener un buen sistema inmune es clave para evitar pasarnos el invierno con gripes y resfríos. En vez de tomar vitamina C o abrigarte bien, hay una mejor forma de fortalecer tus defensas: tener sexo.

Un estudio científico realizado en Estados Unidos concluyó que aquellas personas que mantenían relaciones sexuales una o dos veces por semana tienen niveles más altos de inmunoglobulina a, un importante tipo de anticuerpo que activa el sistema inmune para que ataque a virus y bacterias.

La inmunoglobulina a constituye la primera línea de defensa del cuerpo ante el virus de la gripe, por lo que tener una concentración más alta de esta ayuda a prevenir tan molesta enfermedad contagiosa o al menos atenuar sus síntomas.

Si tu vida sexual no es tan activa, no te preocupes, el tener sexo de forma menos frecuente igualmente hace que tengas niveles más altos de inmunoglobulina a que quienes se abstienen de tener relaciones, pero menos que aquellos que mantienen relaciones sexuales semanales.

Hay que tener cuidado con el exceso de sexo, la misma investigación encontró que las personas que mantenían relaciones tres o más veces por semana mostraban niveles de inmunoglobulina a más bajos que las personas que no tenían actividad sexual.

¿Por qué el sexo puede fortalecer tu sistema inmune?

La investigación trabajó con 112 personas de ambos sexos entre 16 y 23 años, quienes además de responder una encuesta sobre su vida sexual también entregaron muestras de saliva, las cuales se usaron para medir la concentración de inmunoglobulina a.

Quienes tenían sexo una o dos veces por semana mostraban niveles un 30 % más altos de este anticuerpo que quienes no llevaban una vida sexual actualmente. Pero ¿qué hace que el tener sexo eleve la concentración de inmunoglobulina a?

Los científicos creen que tan positivo efecto viene del intercambio de fluidos que traen diferentes tipos de antígenos, no importa que no sean peligrosos, pero que hacen que el sistema inmune trabaje y produzca más inmunoglobulina a.

Los investigadores no saben bien la razón por la cual quienes tienen sexo de manera demasiado frecuente poseen niveles más bajos de este importante anticuerpo, pero creen que puede deberse a un estilo de vida menos saludable y a la obsesión por lo sexual aunque esto no se aplica a todos.

No está de más decir que aunque tengas sexo dos veces por semana deberías abstenerte si es que tu pareja está con gripe, ya que te expones directamente al contagio y un sistema inmune más robusto no te salvará.

/psg