Las plantas con flores probablemente se originaron hace entre 149 y 256 millones de años, según una nueva investigación que supera la disparidad entre los enfoques molecular y fósil.

El estudio, publicado en New Phytologist por investigadores del Reino Unido y China, muestra que las plantas con flores no son tan antiguas como lo sugieren estudios moleculares previos, ni tan jóvenes como una interpretación literal de su registro fósil.

Los hallazgos subrayan el poder de utilizar estudios complementarios basados en datos moleculares y el registro fósil, junto con diferentes enfoques para inferir escalas de tiempo evolutivas para establecer una comprensión más profunda de la dinámica evolutiva hace muchos millones de años.

“La discrepancia entre las estimaciones de la evolución de la planta de floración a partir de datos moleculares y registros fósiles ha causado mucho debate. Incluso Darwin describió el origen de este grupo como un ‘misterio abominable'”, explicó el autor principal, José Barba-Montoya (UCL Genetics, Evolution & Environment).

“Para descubrir la clave para resolver el misterio de cuándo se originaron las flores, analizamos cuidadosamente la composición genética de las plantas con flores, y la velocidad a la que las mutaciones se acumulan en sus genomas.

A través de la lente del registro fósil, las plantas con flores parecen haberse diversificado repentinamente, precipitando una Revolución Terrestre Cretácea en la cual los polinizadores, herbívoros y depredadores experimentaron una coevolución explosiva.

Los estudios de datación de reloj molecular, sin embargo, han sugerido un origen mucho más antiguo para las plantas con flores, lo que implica una evolución críptica de las flores que no está documentada en el registro fósil.

“En gran parte, la discrepancia entre estos dos enfoques es un artefacto de precisión falsa en las escalas de tiempo de la evolución paleontológica y molecular”, dijo el profesor Philip Donoghue de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Bristol y autor principal del estudio.

Las escalas de tiempo paleontológicas calibran el árbol genealógico de las plantas según el tiempo geológico basado en la evidencia fósil más antigua para sus ramas componentes. Las escalas de tiempo moleculares se basan en este enfoque, utilizando evidencia adicional de los genomas para las distancias genéticas entre las especies, con el objetivo de superar las brechas en el registro fósil.

“Estudios previos en escalas de tiempo moleculares no pudieron explorar las implicaciones de variables experimentales y por lo tanto estiman erróneamente la edad probable de las plantas con una precisión indebida”, dijo el profesor Ziheng Yang (UCL Genetics, Evolution & Environment) y autor principal del estudio.

“De manera similar, las interpretaciones del registro fósil no han reconocido completamente sus deficiencias como un archivo de la historia evolutiva, es decir, que la evidencia fósil más antigua de plantas con flores proviene de linajes de plantas con flores muy avanzadas y no primitivas”, agregó el profesor Donoghue.

Los investigadores compilaron una gran colección de datos genéticos para muchos grupos de plantas con flores, incluido un conjunto de datos de 83 genes de 644 taxones, junto con un conjunto exhaustivo de evidencia fósil para abordar la escala de tiempo de la diversificación de las plantas con flores.

“Al utilizar métodos estadísticos Bayesianos que toman prestadas herramientas de la física y las matemáticas para modelar cómo la tasa evolutiva cambia con el tiempo, demostramos que hay amplias incertidumbres en las estimaciones de la edad de la planta de floración, todas compatibles con el origen del Cretácico”, dijo Mario dos Reis (Facultad de Ciencias Biológicas y Químicas de la Universidad Queen Mary de Londres), coautor del estudio.

/psg