Una reunión en la sede de la UDI sostuvo el secretario general de ese partido, Pablo Terrazas, el vicepresidente de RN Gonzalo Fuenzalida y la presidenta del PRI, Alejandra Bravo.

La cita corresponde a los tradicionales encuentros del comité directivo de Chile Vamos, cita en la que, en esta ocasión, abordaron la ofensiva que está levantando el bloque por lo que califican como un intento del gobierno por “amarrar” cargos en la administración pública antes que finalice el mandato de la Presidenta Bachelet.

Tras la reunión, sin embargo, el tema que acaparó gran parte del punto de prensa que ofrecieron en la sede gremialista fue el debate valórico que ha surgido en los últimos días en Chile Vamos. Esto, por dos temas: la petición de un grupo de diputados UDI para que el presidente electo, Sebastián Piñera, realice un plebiscito para reponer la pena de muerte; y la opción de avanzar en un proyecto sobre eutanasia, que fue planteado por el diputado electo de RN Sebastián Torrealba.

Ambos temas generaron cuestionamientos y división al interior del conglomerado. Por ejemplo, el diputado Jaime Bellolio (UDI) calificó a sus correligionarios de “incoherentes” y “contradictorios”, contrastando esa postura con la defensa de la vida que han esgrimido en rechazo al aborto.

En este contexto, Terrazas se desmarcó de la iniciativa impulsada por diputados de su partido, aunque ratificó que en la UDI habrá libertad de acción para esos y otros temas valóricos. “En la UDI ha habido libertad de acción en los temas valóricos”, dijo. Y agregó que “va a seguir habiendo”, junto con señalar que “los parlamentarios autónomamente tienen un legítimo derecho a plantear sus iniciativas legales”.

Sus dichos van en línea con lo señalado el día anterior a La Tercera por la timonel de la colectividad, Jacqueline van Rysselberghe (foto), quien sostuvo que “en los temas valóricos no hay posturas oficiales en la UDI”, declaraciones que reafirmó este lunes al apuntar a las “distintas posturas” que hay en el partido.

Terrazas, en todo caso, comentó que, a diferencia de la posición frente al aborto, en el caso de la pena de muerte “no estamos hablando de personas inocentes, estamos hablando de personas que han cometido delitos graves”. Y agregó: “Nosotros defendemos la vida del inocente”.

Pese a todo, un punto que fue recalcado tanto por Terrazas como por los otros dirigentes de Chile Vamos fue que estos y otros temas valóricos -asuntos que históricamente han generado tensión al interior de la centroderecha- no son parte del programa de gobierno de Piñera. “Nosotros tenemos una agenda legislativa que es la prioritaria”, dijo el dirigente de la UDI.

Desde ese partido dicen en privado que, más allá de la libertad de acción referida a mociones parlamentarias, en caso de que Piñera decida impulsar alguna iniciativa valórica -como, por ejemplo, el matrimonio igualitario- la UDI hará ver su rechazo apelando a lo comprometido en el programa. La idea -dicen- es no repetir conflictos como los que hubo durante la primera administración de Piñera.

En medio de este escenario, el vicepresidente de RN Gonzalo Fuenzalida sostuvo que “el gobierno debe marcar una agenda legislativa en lógica con lo que prometió cumplir como gobierno”. En todo caso, comentó que “nosotros nunca hemos sido un partido donde piensen todos iguales”.

Sobre el tema de fondo, dijo que es “partidario de que en las cárceles se trabaje, ya que no pueden seguir siendo las universidades del delito”.

Por su parte, la presidenta del PRI, Alejandra Bravo, recalcó que “la pena de muerte y eutanasia no son parte de nuestro programa”. Sin embargo, señaló que “estamos en un país democrático donde debemos abrirnos a la discusión, y eso no es malo”.

/gap