“Como dice mi amigo personal Diego Armando, que la chupen todos ustedes, porque no hablo con ningún periodista”. Esa fue parte de la declaración de Marcelo Ríos en una corta y grosera conferencia de prensa a la que el mismo citó antes de la serie de Copa Davis ante Ecuador. Frases de las que después, en una publicación en Twitter no se arrepintió y por las que recibió un multa de la ITF. Declaraciones por las que fue muy criticado y por las que hoy sí ofreció disculpas.

En una carta a El Mercurio, Ríos asumió el error, dijo que pensó que imitar a Maradona sería gracioso, que no debió meter a todos los periodistas en el mismo saco y que ofrecía a disculpas a quienes se pudieron sentir ofendidos.

Esta es la carta completa:

“Señor Director: Cuando alguien me pregunta si lo pasé muy bien en mi carrera de tenista profesional, siempre me sorprendo contestando que no. Si bien es cierto que no tuve momentos para hacer turismo ni participar en fiestas o diversiones como la mayoría de los adolescentes, lo que más daña mis recuerdos es el constante acoso de los medios de comunicación y sus falsedades que solo buscaban vender noticias sensacionalistas, lo cual provocó en mí una mala reacción intentando proteger mi legítima privacidad, y no satisfaciendo así lo que tanta gente demandaba de mi. El primer error lo cometí cuando metí a todos los periodistas en una sola bolsa y opiné mal de ellos en general. Cuando me llamó Pedro Carcuro y me cobró sentimientos, me di cuenta de que había muchos buenos profesionales en ese medio y que había sido injusto. El segundo error se produjo la semana pasada, cuando me preguntaron algo relacionado con la disputa de Copa Davis y yo contesté una grosería, creyendo que imitar a Maradona resultaría gracioso. Grave error. No era la oportunidad y no estaba siendo atacado como comúnmente ocurre. He tenido tiempo de recapacitar que con mis dichos ofendí a personas que cumplen una labor profesional dignamente y de paso también afecté a sus familiares, amigos y tal vez a estudiantes y profesores de periodismo. Y todo ello porque guardo rencor con solo un puñado de malos profesionales que me han causado daño durante muchos años. Lo cortés no quita lo valiente: pido públicamente perdón a todas aquellas personas a las que indebidamente pude llegar a causar alguna ofensa. Marcelo Ríos Mayorga”.