Como una persona de inteligencia, pero narcisista y sin un plan claro de acción, definió la teniente Claudia Fernández, psicóloga de Carabineros, a José Manuel Navarro, el hombre de 31 años acusado de secuestrar a Emmelyn de 11 en Licantén.La profesional estuvo a cargo de elaborar un perfil de Navarro para ayudar en el operativo de búsqueda, que ya se extiende por más de 5 días sin resultados positivos.

“Se trata de una persona con un rango de inteligencia normal. No tiene patologías desde el aprendizaje, pero tiene patologías en el ámbito emocional, porque es narcisista. Él no se vincula emocionalmente con las demás personas, sino que las utiliza para sus necesidades, para que lo gratifiquen, adulen, por eso se muestra como una persona con capacidades superiores, con poderes místicos, como un brujo que tiene fuerzas sobre humanas. El trata de seducir a las personas de esta manera y como todo narcisista, se rodea de gente con autoestima baja, con recursos interiores a el, para así persuadirlos, es una persona persuasiva, logra encantar a los demás con sus historias”, detalló la teniente Fernández.

Junto a esto, la profesional recordó que Navarro “fue condenado cuando tenía 23 años por abuso sexual, pero él inicio esta carrera patológica en al ámbito sexual a muy temprana edad, donde habían tres víctimas reconocidas en este periodo, todas en etapa prepúberes, entre los 10 y los 13 años, cuando están empezando el desarrollo, como Emmelyn”.

“Acá también hay una punción sexual de por medio. Tiene una fijación por menores de edad o una parafilia. Él, cuando habla con las personas adultas y les dice que va a limpiar sus casa, dice que tiene que haber una niña, ojalá virgen, que ellas le dan la fuerza para hacer eso. Entonces así engancha a estos adultos, que dentro de su ignorancia creen en estos brujos y así facilitan que el pueda conocerlas, estar cerca de las niñas, siempre apunta a niñas como Emmilyn”, añadió la psicológa, quien precisó que “él tuvo una infancia compleja, sabemos del alcoholismo de sus padres y del maltrato físico. Eso pudo haber desencadenado la conducta que tiene ahora. Hay personas que lo superan y otras, como él, que escapan hacia lo patológico”.

Finalmente, la teniente Fernández aseguró que Navarro no tendría un plan de acción claro y que esperan que cometa prontamente un error. “Él no es un secuestrador. Es primera vez que realiza algo así. Estuvo preso cinco años, salió de la cárcel hace dos, estuvo sin contacto y sin poder ejercer estas pulsiones, que estaban acumuladas, entonces me da la sensación que no meditó tan bien esta situación y dejó llevar por estas pulsiones que tiene y no está actuando de manera bien pensada. Por eso estamos esperando ese error que va a cometer, porque si intentó matar al abuelo, y sus capacidades físicas no le dieron, ya tiene cabos sueltos. En este momento debería estar improvisando, el hambre y el frio de las noches van a hacer que termine cometiendo algún error y siendo encontrado”.

Recordar que Carabineros, la PDI, bomberos y civiles expertos participan de la búsqueda de Emmilyn en Licantén, con la ayuda de helicópteros, perros y drones. Además, ayer la PDI allanó la casa del principal sospechoso de su desaparición y la Fiscalía interrogó al abuelo de la menor, quien asegura que fue atacado por el hombre en el cerro, donde se trasladaron para buscar un presunto tesoro perdido.

/gap