• Cada vez es más habitual ver los desplantes que la primera dama de EE UU le hace a su marido. El último ha sido este lunes a su regreso a la Casa Blanca tras su visita oficial a Ohio. Melania Trump, vestida con una falda marrón de cuero, combinado con unos zapatos de tacón, bolso y guantes del mismo tono, y un jersey amarillo a juego con el abrigo que llevaba sobre los hombros, ha vuelto a retirarle la mano a Donald Trump cuando el presidente ha intentado cogérsela y parar frente a la prensa que esperaba a su bajada del helicóptero. Finalmente, la esposa del presidente ha cedido y, aunque no le ha dado la mano, sí ha posado ante los fotógrafos.CORDONPRESS
    • Muchos también han considerado como un desplante hacia su marido la foto con la que Melania Trump celebraba un año como primera dama de Estados Unidos. En vez de elegir una foto junto al presidente, la exmodelo eligió publicar una imagen en la que iba acompañada de un soldado. En ese momento, el matrimonio estaba vivieno en pleno del escándalo de Stormy Daniels, la actriz porno que tuvo una aventura con Donald Trump,

      2Muchos también han considerado como un desplante hacia su marido la foto con la que Melania Trump celebraba un año como primera dama de Estados Unidos. En vez de elegir una foto junto al presidente, la exmodelo eligió publicar una imagen en la que iba acompañada de un soldado. En ese momento, el matrimonio estaba vivieno en pleno del escándalo de Stormy Daniels, la actriz porno que tuvo una aventura con Donald Trump,INSTAGRAM
    • Un gesto similiar al que captaron las cámaras el pasado mayo en Israel, cuando la primera dama de EE UU rechazó la mano de su marido mientras caminaban junto al primer ministro del país, Benjamín Netanyahu y su esposa, Sara.

      3Un gesto similiar al que captaron las cámaras el pasado mayo en Israel, cuando la primera dama de EE UU rechazó la mano de su marido mientras caminaban junto al primer ministro del país, Benjamín Netanyahu y su esposa, Sara.GTRESONLINE
  • Otra imagen del matrimonio Trump que pasará a la historia de los desplantes de la primera dama fue durante el acto de toma posesión de Trump, el 20 de enero de 2017, cuando ambos se dedicaron una mirada. Ella le sonrió mientras aplaudía y él agradeció el apoyo, pero cuando el presidente se giró, el rostro de Melania Trump cambió drásticamente y su sonrisa dio paso a un rictus serio.

    4Otra imagen del matrimonio Trump que pasará a la historia de los desplantes de la primera dama fue durante el acto de toma posesión de Trump, el 20 de enero de 2017, cuando ambos se dedicaron una mirada. Ella le sonrió mientras aplaudía y él agradeció el apoyo, pero cuando el presidente se giró, el rostro de Melania Trump cambió drásticamente y su sonrisa dio paso a un rictus serio.GETTY IMAGES
  • La primera dama de Estados Unidos y el presidente también dieron de qué hablar en una ceremonia pública con sus simpatizantes en el aeropuerto de Orlando Melbourne, Florida, en febrero de 2017. En este multitudinario evento, se dio una escena particular en el momento de la intervención de Melania. Ella se encontraba dirigiéndose al público cuando apareció por detrás Donald Trump y le tocó el brazo como una señal de respaldo. Sin embargo, la esposa del mandatario bajó inmediatamente su mirada y su sonrisa desapareció. Algo que no pasó desapercibido entre los asistentes.

    5La primera dama de Estados Unidos y el presidente también dieron de qué hablar en una ceremonia pública con sus simpatizantes en el aeropuerto de Orlando Melbourne, Florida, en febrero de 2017. En este multitudinario evento, se dio una escena particular en el momento de la intervención de Melania. Ella se encontraba dirigiéndose al público cuando apareció por detrás Donald Trump y le tocó el brazo como una señal de respaldo. Sin embargo, la esposa del mandatario bajó inmediatamente su mirada y su sonrisa desapareció. Algo que no pasó desapercibido entre los asistentes.GTRESONLINE
  • En otras ocasiones, Trump fue objeto de crítica debido a sus formas a la hora de insistir a su esposa para que hablara en público sin ella querer hacerlo. Ocurrió un día antes de su juramento como presidente, cuando Donald Trump presentaba a la primera dama a los líderes republicanos y le instaba, con un gesto un tanto agresivo, a que se pusiera delante del micrófono. Ella acabó cediendo y hablando antes los presentes, creando una situación tensa durante unos segundos.

    En otras ocasiones, Trump fue objeto de crítica debido a sus formas a la hora de insistir a su esposa para que hablara en público sin ella querer hacerlo. Ocurrió un día antes de su juramento como presidente, cuando Donald Trump presentaba a la primera dama a los líderes republicanos y le instaba, con un gesto un tanto agresivo, a que se pusiera delante del micrófono. Ella acabó cediendo y hablando antes los presentes, creando una situación tensa durante unos segundos./gap