La diputada electa de Renovación Nacional, Camila Flores, propuso aplicar la castración física como castigo para violadores y la pena de muerte en casos de violación o incendio con homicidio. Además, explicó que es necesaria una revisión completa del código penal y que las sanciones serán de acorde al daño cometido.

Asimismo, aseguró que para concretar estas acciones, va a ser necesario salir del Pacto de San José de Costa Rica que, según la próxima parlamentaria del distrito 6 de Valparaíso, contrapone un bien jurídico de resguardo de vidas inocentes a las que el Estado les debe protección.

El director del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Fernando Martínez, manifestó que lo propuesto por Flores se opone a lo establecido por el organismo, detallando que actos como la castración física implicarían torturas y serían medidas discriminatorias, porque afectarían a los sectores más vulnerables de la población, en la mayoría de los casos.

A pesar de estas declaraciones, Flores expresó estar convencida de llevar una alternativa a la “Ley Sophia” al Congreso.

/gap