Ser espontánea y apasionada es la mejor manera de lograr orgasmos y una mayor química sexual, pero a veces las cosas puedes salirse de control y provocar un viaje al hospital.

Y mientras que la visita a la sala de emergencias puede parecer embarazosa, en realidad es bastante común terminar con una lesión sexual después de hacerlo demasiado duro o en lugares peligrosos.

Mira a continuación cuáles son las lesiones sexuales más comunes, la buena noticia es que son totalmente tratables y en la mayoría de los casos, esa visita al médico no será necesaria.

Quemadura por una superficie áspera

Si lo haces en la alfombra porque no pudiste esperar para llegar a la cama, te felicito. Sin embargo, es posible que desees poner una manta primero.

“Cuando tienes una parte del cuerpo en constante fricción, puedes obtener una respuesta inflamatoria en la piel. A veces, la piel puede incluso agrietarse y exponer los nervios sensibles”, dice Jamin Brahmbhatt, urólogo de Orlando Health. Esto es más común cuando tienes sexo en una superficie áspera, como una alfombra.

No hay necesidad de ir al hospital en estos casos. Solo consigue un poco de gasa y vendaje para dejar que la piel irritada se cure.

Contusiones

Es común tener laceraciones  o rasgaduras, debido al sexo duro o posiciones incómodas que causan toneladas de fricción, dice el Dr. Brahmbhatt.

“Tanto el pene como la pared vaginal [o anal] pueden irritarse por la fricción. Y dependiendo de la posición del sexo, la piel alrededor de la vagina [o el ano] también puede irritarse”, dice. Además, “si un hombre no está circuncidado, también puede irritarse o agrietarse el prepucio”, agregó.

¿Qué tan común es? Es más común en hombres que no están circuncidados y en mujeres posmenopáusicas, así como en las personas con diabetes, dice. También puede ocurrir debido a ciertos medicamentos, como el control de la natalidad, que pueden llevar a sequedad vaginal, agrega.

Si esto ocurre, dale un descanso a tu cuerpo. “En la mayoría de los casos, la irritación mejorará por sí sola. Si la piel está muy seca, coloca una cantidad moderada de vaselina o loción humectante”, sugiere.

Sin embargo, si existe sangrado incontrolable, ve al médico.

Golpes en la cabeza

Estas lesiones pueden ocurrir al hacerlo en la ducha o contra una pared dura o incluso una cabecera.

“Puedes resbalarte por el agua o el jabón y golpearte la cabeza contra las paredes o el suelo. En la ducha, todo es posible”, dice el Dr. Brahmbhatt. ¿Qué hacer? “Depende de la gravedad de la lesión”, dice. La mayoría de los golpes leves en la cabeza mejoran en minutos u horas.

“En casos severos, puedes tener un hematoma (acumulación de sangre alrededor del cerebro), hemorragia (sangrado incontrolado), conmoción cerebral (hinchazón) o fractura del cráneo”, dice. ¿Cuándo ir a la sala de emergencias? “Cuando tienes pérdida de la conciencia, convulsiones, vómitos, problemas de equilibrio, visión borrosa y empeoramiento de un dolor de cabeza”, explica.

Dejar artefactos dentro de la vagina

Cuando se trata de experimentar en la cama, debes tener límites a la hora de colocar objetos extraños en tu zona íntima. La sugerencia de los expertos es que simplemente no introduzcas nada que no esté especialmente diseñado para entrar ahí.

“Personalmente he tenido que retirar los objetos más extraños de la vagina, el recto e incluso la uretra masculina. Hay una razón por la cual estas cosas se llaman ‘cuerpos extraños’, es porque no pertenecen a tu cuerpo. Algunos de estos objetos pueden ser filosos y pueden causar daños importantes en la vagina o la pared rectal”, dice. Asegúrate de averiguar qué es seguro usar cuando mires juguetes sexuales nuevos o discutas fantasías sexuales antes de insertar cualquier cosa en cualquier lugar.

/psg