El Buró Federal de Investigaciones (FBI) reconoció que cometió un error al no haber seguido los protocolos oportunos cuando fue alertado en enero del comportamiento agresivo de Nikolas Cruz, el joven que mató a 17 personas en un tiroteo el miércoles en una escuela de Parkland.

En un comunicado, el FBI reveló que el 5 de enero una persona cercana a Cruz los alertó de que el joven podía llevar a cabo un tiroteo en una escuela, puesto que poseía armas, había expresado deseos de matar gente, tenía un “comportamiento errático” y hacía publicaciones “inquietantes” en las redes sociales.

El FBI, por razones que se desconocen, no siguió los protocolos oportunos en estos casos y no investigó ese aviso.

Miles de personas sostienen velas durante una vigilia por las víctimas de la balacera de la Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida (AFP)

Miles de personas sostienen velas durante una vigilia por las víctimas de la balacera de la Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida (AFP)

“Todavía estamos investigando los hechos. Estoy comprometido con llegar al fondo de lo que ha ocurrido en este asunto en particular, y también en revisar nuestra forma de responder a información que recibimos del público”, dijo en un comunicado el director del FBI, Christopher Wray.

Hemos hablado con las víctimas y sus familias y lamentamos profundamente el dolor adicional que esto pueda causarles“, añadió.

Bajo los protocolos establecidos por el FBI, la información que una persona cercana a Cruz hizo llegar a los agentes el 5 de enero habría sido evaluada como una amenaza potencial a la vida de los ciudadanos estadounidenses, según recoge la agencia en un comunicado.

En circunstancias normales, esa información recolectada por el FBI habría sido enviada a la oficina en Miami, donde se deberían haber tomado las medidas apropiadas para investigarla.

Miles de personas sostienen velas durante una vigilia por las víctimas de la balacera de la Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida (AFP)

Miles de personas sostienen velas durante una vigilia por las víctimas de la balacera de la Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida (AFP)

Sin embargo, la información no fue entregada a la oficina de Miami y no se llevó a cabo ningún tipo de investigación, según admitió este viernes el FBI.

Ante esta revelación, el gobernador de Florida, Rick Scott, pidió al director del FBI que renuncie. “El hecho de que no haya tomado medidas contra este asesino es inaceptable”, remarcó en un comunicado. “Promovemos constantemente ‘ver algo, decir algo’, y una persona valiente hizo exactamente eso ante el FBI. Y el FBI no actuó. ‘Ver algo, decir algo’ es una herramienta increíblemente importante y la gente debe tener confianza en el cumplimiento de la ley. El director del FBI debe renunciar “, agregó.

El FBI ya reconoció ayer que hace cinco meses recibió información sobre un comentario hecho en un canal de YouTube y en el que alguien dijo que quería convertirse en un “tiroteador escolar profesional”.

Ese comentario fue formulado por Cruz, pero en ese momento el FBI no intervino porque no pudo identificar al autor de tales amenazas.

Cruz, que había padecido problemas de salud mental, ha sido acusado de 17 asesinatos premeditados y se encuentra encarcelado a la espera de juicio.

El tiroteo de Parkland dejó 17 muertos, 15 personas heridas y fue el decimoctavo incidente con armas ocurrido en centros educativos estadounidenses en lo que va de 2018.

/gap