Ayer se realizó la reconstitución de escena del crimen de Freddy Orellana Pérez, el hombre de 39 años que fue encontrado calcinado y torturado en una cueva del sector de Ojo Opache en Calama, en junio del año pasado.

El hecho que causó conmoción en la comuna se ha conocido como el caso calcinado y a la fecha, ya tiene a dos personas formalizadas por el delito de homicidio calificado.En el proceso de la investigación, se detalló que la víctima fue encontrada en la cueva no sólo calcinada, sino también esposado, encadenado y anclado con estacas al piso.

Para realizar la reconstitución de escena esta jornada, concurrieron hasta el lugar la Fiscalía local y las secciones del OS9 de Tarapacá y Criminalística de Antofagasta, unidades de la Dirección Investigación Criminal.

Con estas diligencias se entregará una ilustración más estructurada al Ministerio Público de cómo ocurrieron los hechos, los que servirá para complementar científicamente con los resultados obtenidos en las pericias y diligencias que se han obtenido en el proceso investigativo.

“Fueron meses de investigación, que a través de técnicas investigativas, pericias realizadas por el laboratorio de ADN de la Sección Criminalistica Antofagasta y trabajo coordinado con la fiscalía, los que permitieron obtener las identidades de los autores del delito investigado”, agregó el capitán Cristian Mediavilla, jefe del OS9 de Tarapacá.

La víctima era conocida como el “Negro Freddy” y vivía en la población O´Higgins de Calama junto a su madre. Era padre de dos niñas y en febrero del año pasado había quedó en libertad luego de ser absuelto de un amplio prontuario policial.

/Soy Calama

/gap