El misterio aún ronda en la población de Crucita, luego de que se hicieran públicas las revelaciones de una base extraterrestre frente a las costas, y los continuos avistamientos en el sector de Chirije, provincia de Manabí, Ecuador.

A inicios del año 2000 se reveló la existencia de una supuesta base extraterrestre ubicada frente a las costas de Crucita, cantón Portoviejo, y de la que según el ufólogo Jaime Rodríguez, tienen conocimiento las Fuerzas Armadas y el Gobierno.

El ufólogo ha señalado en un documento que desde 1979 se empezaron a registrar los primeros casos de avistamientos OVNI (Objeto Volador No Identificado) en Ecuador, y que a partir de 1982 se comenzaron a enviar las primeras cartas al Ministerio de Defensa, solicitando que se hiciera oficial la investigación de este fenómeno en el país.

Es así como, 23 años después, en el 2005, se autoriza la creación de CEIFO (Comisión Ecuatoriana para la Investigación del Fenómeno Ovni), presidida por Rodríguez. Desde ese momento se empezaron a investigar los primeros 44 casos, que involucraban a personal de las tres ramas de las Fuerzas Armadas en diferentes ciudades de Ecuador.

El 25 de junio del 2007, indica Rodríguez, los militares fueron autorizados por el entonces presidente de la República, Rafael Correa, para su desclasificación. Uno de los casos narrados por oficiales, entre ellos el excomandante General de la Armada, Almirante Luis Jaramillo, es el de la supuesta base en Crucita, afirma Rodríguez. Según el documento, el militar relató que, “encontrándose al mando del submarino SS-101 Shyri, sumergido en las costas de Manabí, a 50 millas náuticas del balneario de Crucita, detectó la existencia de un gran ‘hangar submarino’”.

El hecho lo confirmaría personalmente mediante la graficación en el sonar (detector de sonido), ratificando así la existencia de esta base, la cual ha sido reportada en varias ocasiones por pilotos de la Fuerza Aérea Ecuatoriana.

Ellos, en su momento, han afirmado haber perseguido a objetos voladores no identificados hasta cerca del balneario de Crucita, lugar en el cual han “desaparecido”. En el documento se indica que “estas experiencias también habrían sido vividas por muchos miembros de la Fuerza Aerea Estadounidense USAF (United States Air Force) cuando operaban en la Base Aérea de Manta”, sin embargo, todas estas experiencias fueron clasificadas por los miembros de la USAF como “sensibles” y ocultadas al común de la gente”.

/gap