En silencio durante toda la discusión en el Congreso, ahora Moody’s se decidió a señalar su opinión sobre la ley que permite el retiro del 10% de las pensiones. La clasificadora de riesgos no ve con buenos ojos la medida que dará un alivio a las familias en tiempos de crisis, cuestionando la evaluación técnica, entre otras cosas.

“La aprobación del Congreso y la probable promulgación en ley por el Ejecutivo de una propuesta legislativa que permite a los chilenos retirar el 10% de sus fondos provisionales es un evento que puede sentar un mal precedente desde el punto de vista crediticio soberano”, señaló categórica Ariane Ortiz-Bollin, analista que sigue la calificación nacional en Moody’s.

En un comunicado difundido la jornada de hoy, la experta de la única agencia que mantiene en “estable” la clasificación de Chile, las otras dos la rebajaron a “negativa” este año, detalló que “la propuesta de ley vino del Congreso, no del Ejecutivo, como lo establecen las normas para toda ley que tenga un impacto fiscal”. En ese marco, también destaca que “la aprobación se dio sin estar de por medio un análisis técnico similar al que regularmente acompaña este tipo de medidas”.

Las críticas de Moody’s no se agotan ahí. Según señala Ortiz-Bollin la nueva ley “está en contraposición con el marco del Acuerdo Nacional al que llegó el Gobierno con partidos de la oposición en el Congreso hace menos de un mes, el cual estableció un monto límite para el nivel de gasto gubernamental adicional que ahora será excedido”, observación que también planteó en su momento el Ministro de Hacienda, Ignacio Briones, sin que con ello evitará su aprobación.

En función de todo aquello, recalca que “la medida pudiera tener implicaciones crediticias negativas para el soberano si es que representa un cambio fundamental en la manera en la que se diseñan y aprueban políticas públicas en Chile”.

/psg