Científicos británicos han realizado una simulación para analizar qué efectos tendría la caída de unos asteroides gigantes en las ciudades de Londres y Berlín. Los resultados de su estudio fueron publicados en el portal especializado arXiv.org.

Los investigadores calcularon las consecuencias que tendría el posible impacto con la Tierra de dos asteroides de 50 y 200 metros de tamaño a una velocidad de 20 kilómetros por segundo y en un ángulo de 45 grados. La simulación fue realizada gracias a un programa informático llamado ARMOR (Optimización e Investigación de la Mitigación del Riesgo de Asteroides).

En el caso de Berlín, un impacto de estas características provocaría entre 1,2 y 3,5 millones de víctimas. Si el cuerpo celeste cayese sobre la capital británica, morirían de 2,8 a 8,7 millones de personas. Las causas principales de muerte serían la radiación térmica, las ondas de choque o los terremotos generados por el impacto, entre otras razones.

Llama la atención el hecho de que la abrumadora mayoría de los fallecimientos (el 85,5% en Berlín y el 84,6% en Londres en caso de caída de un objeto de 50 metros) estarían causados por las fuertes ráfagas de viento que produciría la entrada en la atmósfera del asteroide, aun en el caso de que este se desintegrara en el aire.

Clemens Rumpf, autor principal de este estudio de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, explica que las ondas de choques provocadas por el asteroide darían lugar a la aparición en la Tierra de fuertes vientos en forma de tornados. Estos vendavales tendrían un gran poder de destrucción, que se vería agravada en el caso de que se produjera finalmente un impacto en la superficie de nuestro planeta. De producirse ese escenario, los grandes terremotos que provocaría el choque, sumados a las tormentas huracanadas, tendrían consecuencias absolutamente devastadoras para la población.

/psg