La Primera División del fútbol chileno se ha caracterizado a lo largo de sus más de 80 años por mantener una clara hegemonía de los clubes capitalinos en todos los aspectos.

Si bien es cierto que hoy en día el balompié criollo se ha expandido por todas las latitudes del país, los elencos de la Región Metropolitana no han soltado la manijay eso se refleja, por ejemplo, en los títulos que cosechan, ya que 80 veces se ha llevado la corona algún equipo santiaguino de las 101 que se han entregado.

Si a eso le sumamos que el primer cuadro no santiaguino en obtener un título fue Everton recién en 1950, se aumenta el centralismo con el cual se ha movido el fútbol chileno.

Sin embargo, un dato que resalta en medio de este predominio es el que se dio en el año 1989 cuando por primera y única vez los elencos de la Región Metropolitana no fueron mayoría en Primera División.

Los antecedentes y el contexto

Lo primero es saber que los 6 equipos nacionales que más veces han participado de la máxima categoría son precisamente de Santiago: Colo Colo, Universidad de Chile, Universidad Católica, Unión Española, Audax Italiano y Palestino.

Cabe consignar que tras algunas malas campañas, Audax Italiano perdería la categoría en 1986 y esto sentaría el primer precedente de lo que vendría más adelante.

Junto a lo anterior, el campeonato de 1988 fue una catástrofe para la Región Metropolitana, ya que tanto Palestino como Universidad de Chile descendieron a Segunda División e incluso los pudo acompañar Unión Española que salvó por muy poco de la promoción.

La debacle se hace realidad

En 1987 la Región del Bíobio se transformó en la primera y única que, hasta esa fecha, había logrado igualar la hegemonía santiaguina, cuando a través de Deportes Concepción, Arturo Fernández Vial, Huachipato, Lota Schwager y Naval empató en la cantidad de equipos a la Región Metropolitana.

Lo anterior era solo un antecedente para lo que sucedería en 1989, cuando por primera y única vez en la historia de la Primera División, Santiago no tendría a la mayor cantidad de equipos disputando la división de honor.

Ese año, Colo ColoUniversidad Católica y Unión Española fueron los únicos tres clubes capitalinos en actuar en Primera División, dando paso al Bíobio para romper la tendencia histórica, ya que con sus cuatro representantes (Deportes Concepción, Arturo Fernández Vial, Huachipato y Naval) logró destronar a Santiago por vez primera.

Eso sí, como dato anexo, y pese a lo anterior, el campeón y el subcampeón de ese año serían igualmente dos elencos capitalinos, ya que Colo Colo alzaría la copa dejando en la segunda posición a Universidad Católica.

La nube negra que cubría a los elencos capitalinos terminaría ese mismo año, ya que para la temporada siguiente volverían a la máxima categoría Palestino y Universidad de Chile.