El Manchester City, con Claudio Bravo en el arco, dijo adiós al sueño del cuarteto tras perder 1-0 contra el Wigan, de tercera categoría, en los octavos de final de la FA Cup. El equipo de Pep Guardiola jugó con un hombre menos toda la segunda mitad por expulsión de Delph y, a falta de 11 minutos para el final, lo acabó pagando con el gol del popular Will Grigg.

Guardiola reservó a De Bruyne, Otamendi, Walker y Sterling de cara a la Final de la Copa de la Liga del próximo sábado ante el Arsenal pero su once con futbolistas como Silva, Agüero o Sane parecía lo suficientemente fuerte para ganar sin problemas al tercer clasificado de la League One.

Sin embargo, el Wigan supo sufrir durante la primera mitad con sólo un 18% de la posesión y aprovechó la superioridad numérica tras el descanso para lograr una de las grandes sorpresa de la temporada.

Agüero y Fernandinho tuvieron dos buenas ocasiones para poner al City por delante antes de que Delph viera una controvertida tarjeta roja por una entrada a destiempo a Max Power. Guardiola se fue a los vestuarios quejándose airadamente de la decisión del árbitro pero ya no hubo marcha atrás. Jugó con 10 la segunda mitad y pese a las entradas de Walker y De Bruyne no fue capaz de doblegar a la testaruda defensa del Wigan. El 0-0 se daba por bueno en ambos lados pero a falta de 11 minutos Grigg dio la campanada con el tanto de la victoria para meter al equipo de tercera división en los cuartos de final de la FA Cup. El Southampton ya le espera.

Ver video: