La Octava Cámara del Crimen de la justicia argentina condenó a 20 años de cárcel al conductor chileno de la máquina Turbus, Francisco Sanhueza (31), tras protagonizar un accidente en la curva del Yeso, Mendoza, que dejó como saldo a 19 personas fallecidas en febrero del año pasado.

La fiscalía había solicitado 25 años de cárcel para el imputado.El chileno enfrentaba cargos por los delitos de homicidio simple con dolo eventual y lesiones leves, graves y gravísimas en relación al resto de los pasajeros.

En total, otros 21 resultaron lesionados.Esta mañana se realizó la última audiencia que contó con los alegatos de la fiscal, el responsable de la instrucción, Gustavo Pirrello y los abogados querellantes Martín Sevilla y Octavio de Casas; además de la defensora Cecilia Pedrazzoli.

Cabe recordar que desde la celda donde se encontraba en Mendoza, el chofer dijo que había sido un accidente y pidió disculpas por lo ocurrido días después de lo ocurrido. “Ruego a Dios que a las personas que le causé todo el daño posible encuentren la calma. Mi familia… no fue intencional, fue un accidente”.

Según la argumentación del Tribunal, Sanhueza tuvo una actitud irresponsable en su actuar.
/gap