A las 22 horas en punto, Carolina de Moras y Rafael Araneda aparecieron en el imponente escenario de la Quinta Vergara para dar inicio a la segunda noche del Festival de Viña del Mar 2018.

Tras el correspondiente beso entre los animadores, Lusi Fonsi comenzó el show, el que llenó de romanticismo el certamen, pero también de mucho ritmo con sus exitosos temas “Despacito” y “Échame la culpa“.

El público presente coreó todas las canciones y explotó en el momento en el que Fonsi comenzó a interpretar el famoso tema de Los Prisioneros, “Estrechez de corazón“, como un homenaje para la música chilena.

Con su dinámico show conquistó al público, el que le otorgó la gaviota de plata y también la de oro.

Tras la presentación del puertorriqueño fue el turno de la humorista nacional Jenny Cavallo, quien con una rutina centrada en las diferencias de género no logró cautivar al público, el que en algunas ocasiones muy marcas se rió a carcajadas.

Una muestra de ello es que para la ex “Cabra chica gritona” sólo pidieron gaviota de plata, despidiéndola sin problemas.

Por último, Gente de Zona fue la agrupación de cerrar con una verdadera fiesta la segunda jornada. Con sus temas “La gozadera“, “Si no vuelves” y “Traidora” prendió la fiesta, haciendo bailar a todos los presentes.

Éstos se llevaron los dos premios, la gaviota de plata y de oro, emocionándose al recibirlas, declarando que para ellos era un verdadero honor tenerlas.

Por último, cabe destacar que ante las críticas de los artistas y del público por la tardía aparición de Illapu en el escenario durante la noche inaugural, la organización acortó los tiempos de presentación.

Así, Luis Fonsi terminó a eso de las 00:30, para dar paso a la rutina de Carvallo a eso de la una de la madrugada. Luego de las dos competencias, Gente de Zona subió al escenario a las 2:30, una hora más temprano que el show de cierre de la noche anterior.

/gap