El tenista chileno Nicolás Jarry (94° en el ránking de la ATP) logró el mejor triunfo de su carrera para instalarse en los cuartos de final del ATP 500 de Río de Janeiro, en Brasil.

Por los octavos de final en el torneo brasileño, el sudamericano enfrentó al español Albert Ramos, 19ª mejor raqueta del orbe, en lo que parecía un duro desafío para el nieto del ex tenista Jaime Fillol.

El encuentro se extendió por una hora y 43 minutos en la arcilla de Río, donde Jarry se terminó adjudicando el triunfo en dos sets, por parciales de 7-5 y 6-3.

Jarry inició de mala manera el encuentro, debido a que Ramos logró un quiebre en el primer game del encuentro, pero en el décimo juego el chileno recuperó el break. Se llevó la manga luego de quebrar en el duodécimo game, con un sólido juego.

En el segundo, Jarry salió con todo y quebró en el cuarto y sexto juego, pero Ramos mostró signos de recuperación al obtener un break en el séptimo game. Pero el chileno reaccionó y con un ace se llevó el duelo.

Tras superar a este complicado escollo, el tenista chileno espera al ganador del encuentro entre el portugués Gastao Elias (114°) y el uruguayo Pablo Cuevas (33°).