El mandatario estadounidense delineó este jueves la serie de medidas que pedirá al Congreso para elevar los controles en la venta de armas, además de explicar su propuesta de armar a una parte del cuerpo docente de las escuelas del país para evitar nuevos tiroteos.

El presidente anunció que impulsará un cambio en la legislación que incluya “exhaustivas revisiones de antecedentes“, con énfasis en la salud mental. Además, elevaría a 21 años la edad mínima para la compra de armas y prohibiría la venta de aceleradores de disparos, una medida que ya había solicitado al Departamento del Justicia.

Bajo la ley federal de EEUU, la edad mínima para comprar un rifle es de 18 años.  En cambio, para comprar una pistola, se debe tener 21. Claro que algunos vendedores sin licencia las suelen suministrar a personas aún más jóvenes.

/gap