El enorme órgano que les cuelga a los monos narigudos es una atracción turística muy solicitada para quienes visitan las junglas de la isla de Borneo, el único lugar donde viven estos simios en peligro de extinción.

De acuerdo con los expertos en la fauna, era obvio que su nariz, la más grande entre todos los primates, está relacionada con el éxito que logran para aparearse, sin embargo, existen pocos estudios que den seguimiento a este importante tema.

Mono narigudo. Foto: Wikimedia

“Aunque la extrañísima nariz de estos monos ha llamado la atención tanto de biólogos como del público general, las explicaciones sobre su evolución se han hecho más desde el folclore que desde la ciencia”, indica Ikki Matsuda,primatólogo de la Universidad de Chubu, en Japón.

En colaboración con otros científicos de distintos países y Matsuda, aseguran que es el primer estudio sobre los procesos evolutivos que han esculpido la forma, utilidad y sonoridad de ese distintivo atributo masculino tan llamativo y espectacular.

Los investigadores pudieron capturar 18 machos adultos durante expediciones entre el 2011 y el 2015, y pudieron medir sus natrces, estatura y el tamaño de sus testículos.

En otra parte del estudio, grabaron las llamadas que hacen los machos a las hembras en tres zoológicos de Japón, Singapur y Malasia.

Cría de mono narigudo

Entre más grande sea la nariz, más copulan

El resultado de las investigaciones fue que los machos con narices más grandes son también los más corpulentos y tienen los tésticulos de mayor tamaño, es decir, son los machos que más se aparean.

La mayor nariz analizada en el estudio medía 10,6 centímetros, explica Matsuda.

Y no solo cumplen una función importante a la hora de reproducirse sino que los monos con los órganos más grandes aportan una mayor resonancia a la hora de gritar y llamar la atención de las hembras, algo indispensable en su hábitat donde la vegetación dificulta la visibilidad de los atributos como la nariz.

/gap