Aunque está de vacaciones en el sur del país, el senador de RN Manuel José Ossandón siguió de cerca el nombramiento de subsecretarios que realizó esta semana el presidente electo, Sebastián Piñera. El parlamentario enfatiza que existe un buen equilibrio entre las nuevas caras, sin embargo, comenta que a algunos les “falta calle”.

El ex alcalde agrega que ha mantenido una relación fluida con el ex mandatario, la misma que, dice, se consolidó luego de la segunda vuelta presidencial. A catorce días de que se inicie la segunda administración Piñera, en esta entrevista, realizada por escrito, el senador afirma que “les dará tiempo” a los ministros, especialmente al de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, y a sus subsecretarios, para que “lo llamen”. “Si ellos no me llaman, entonces, a fines de marzo los tendré que llamar yo para que trabajemos juntos para lograr el objetivo, que los beneficios del crecimiento le lleguen a todos”, advierte, enfatizando, así, en una de las banderas que ha levantado sobre “la derecha social”.

¿Qué le parecieron los nombramientos de los subsecretarios?

El presidente Piñera tiene todo el derecho a armar el equipo que a él le parezca mejor para gobernar. Piñera también es el líder de Chile Vamos y, por lo tanto, tiene sentido que reclute ministros y subsecretarios de partidos de la coalición y de simpatizantes de la coalición. La clave es que las personas tengan credenciales impecables y los atributos necesarios para realizar bien su trabajo. Los equipos deben tener diversidad de habilidades y experiencia. Algunos deben tener experiencia política, otros, experiencia técnica. También debe haber representantes de distintos grupos de edad y de la diversidad que hay en Chile. Eso lo aprendí bien cuando fui alcalde. No se puede gobernar bien cuando todos los ministros parecen clones. Este gabinete tiene una buena cuota de diversidad en experiencia y trayectoria. Eso me deja satisfecho. Creo que Piñera ha aprendido la lección de los errores cometidos en su primer gobierno. Todos queremos que al gobierno le vaya bien. Para eso, hay que apoyar y también hay que ser capaz de decirle al presidente cuando las cosas no se estén haciendo bien. Ese será mi trabajo. Pero hay que ser justos, este gabinete tiene muchas más luces que sombras. El equipo es excelente y, aunque naturalmente quedó alguna gente buena afuera, y otros deberán demostrar que son capaces de dar el ancho, hay confianza en que este gabinete logrará avanzar en la difícil tarea que tiene el gobierno.

Los partidos afirman que se escucharon sus peticiones. ¿Cree lo mismo?

No me gusta esa forma de plantearlo. Es como que el Estado fuera un botín. Los partidos de Chile Vamos no querían repartirse un botín. Los partidos ofrecieron nombres de personas capacitadas para distintos cargos y el presidente armó un equipo con gente capacitada. Así funciona la buena política. Pero esto no es como que los partidos le rezan al presidente y él escucha sus peticiones. No me parece una buena forma de plantear las cosas.

En la Subsecretaría de la Secretaría General de Gobierno nombraron a un concejal cercano a usted, Emardo Hantelmann. ¿Es una señal política dado los requerimientos que puso sobre la mesa para entregar su apoyo a Sebastián Piñera en la segunda vuelta?

Emardo es una persona altamente capacitada. Es ingeniero forestal de la Universidad de Chile, puentealtino que trabajó conmigo y un concejal con alta votación. Además es dirigente de RN. Tiene experiencia política, técnica y en la administración pública. Me alegro que el presidente lo haya nombrado. Yo no puse condiciones de nombres o cargos. Nunca lo he hecho ni lo haré. RN entregó una lista de personas capacitadas para distintos cargos, para que el presidente dispusiera al armar sus equipos. Estoy feliz con el nombramiento de Hantelmann, porque será bueno para el gobierno. Es clave que el gobierno de derecha refleje la diversidad de la derecha. Hay gente de derecha que nació y creció en zonas populares y que han logrado salir adelante, porque el país genera oportunidades. No son suficientes, pero las hay. Cuando esa gente llega al gobierno, la presión para ampliar las oportunidades se sigue expandiendo.

¿Qué le pareció el nombramiento de Eduardo Riquelme en Pesca? Usted ha insistido en que se debe derogar la Ley de Pesca.

No voy a opinar sobre eso ahora. Riquelme se merece el beneficio de la duda. Esperaré a ver cómo aborda la cuestión pendiente de la Ley de Pesca. Para eso ofrezco mi ayuda y la ayuda de mis técnicos. Estoy seguro de que el presidente Piñera cumplirá sus compromisos y que Riquelme llevará adelante el mandato que le asigne el presidente.

Tras el nombramiento de ministros, usted dijo que le sorprendió Alfredo Moreno, empresario, en la cartera de Desarrollo Social. ¿Qué le parecen los nuevos subsecretarios: Alejandra Candia (independiente), Sebastián Villarreal (Evópoli), Carol Bown (UDI)? Ningún RN en el área.

El nombramiento de Moreno fue sorpresivo. Yo no fui el único sorprendido. Insisto en que el presidente tiene derecho a nombrar sus equipos. La gente que nombró tiene credenciales impecables. A algunos les falta experiencia en la calle, pero yo estaré feliz de colaborar con ellos para que adquieran esa experiencia y puedan llevar adelante sus tareas de forma efectiva y exitosa. Yo le ofrezco mi colaboración a Moreno y a su equipo para que trabajemos juntos de tal forma que el sello distintivo de este gobierno sea la cuestión social. Como están recién llegando, les voy a dar tiempo para que se ordenen, pero si ellos no me llaman, entonces, a fines de marzo los tendré que llamar yo para que trabajemos juntos para lograr el objetivo de que los beneficios del crecimiento le lleguen a todos y que el gobierno de Piñera no cometa el mismo error del primer gobierno, de ser percibido como el gobierno de los ricos para los ricos. Ahora este gobierno debe ser el gobierno para todos los chilenos.

¿A quiénes de los futuros ministros cree que le falta calle?

Ya le contesté eso. Hay ministros que tienen calle, otros que no. Existe el complemento perfecto.

El futuro ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg, dijo que su cartera era clave para la bandera social. ¿Cómo lo ve usted?

El gobierno debe tener la preocupación social como su norte. Sería un error creer que la prioridad social va a estar sólo en Desarrollo Social. Estoy seguro de que el ministro Monckeberg también pondrá la bandera social en el mástil del Ministerio de Vivienda. La preocupación social estará en todos los ministerios, no sólo en Desarrollo Social.

¿Cuál será específicamente su rol como senador oficialista?

El mismo que siempre he tenido. Yo defiendo los intereses de la derecha social. Colaboro con todos los proyectos e iniciativas que avancen en esa dirección. Desde después de la primera vuelta he tenido una relación fluida con el presidente Piñera. No estamos de acuerdo en todo; tenemos canales de diálogo y conversación. Los resultados han sido favorables para todos y espero que esos canales sigan abiertos.

¿Deberá haber un plazo para que Piñera cumpla los compromisos que adquirió con usted en temas como gratuidad, pesca y extensión del Metro?

El gobierno tiene las manos llenas con las tareas a las que se debe acometer. El gobierno sabe que mientras antes se aboque a los temas que más le importan a la ciudadanía, mejor le va a ir y mejor le va a ir al país.

La diputada Marcela Sabat impulsó un “manifiesto liberal” donde se advierte que si el sector no “adecua su ideario” pueden perder adhesión del centro político, gente que, dice el texto, los apoyó en la segunda vuelta. ¿Qué piensa?

La fortaleza de RN es su diversidad. No me gusta esa idea de que el partido sea un club exclusivo de liberales o de conservadores. La razón por la que somos el partido más importante del país es porque compartimos valores. Discrepamos sobre algunos asuntos, pero es más lo que nos une que lo que nos divide. Ahora, yo valoro lo que hace la diputada Sabat. Ella representa a un sector y ha ampliado el apoyo a RN a sectores que antes no nos apoyaban. Lo importante es seguir sumando fuerzas y hacer crecer a RN, porque es un partido que le hace bien a Chile. Defendemos la democracia, el libre mercado, las regulaciones apropiadas y razonables, promovemos las oportunidades, queremos un Chile donde quepan todos y donde el Estado ayude a las personas, pero no ahogue al país con regulaciones excesivas.

¿Puede haber riesgo de lucha valórica al interior de RN?

Yo lo veo como algo positivo, no como una lucha. En RN hay diversidad de visiones y hay diálogo. Nos respetamos. Entendemos la diversidad de orígenes. En eso somos como Chile, en las familias chilenas conviven posiciones y visiones diferentes. Pero eso no significa que estemos divididos.

¿Le preocupa que durante el próximo gobierno se pueda aprobar el matrimonio igualitario?

Me preocupa que el próximo gobierno avance en gratuidad, que haya más crecimiento y oportunidades. Tenemos ahora una ley de unión civil. Me gustaría que le diéramos tiempo para ver cómo funciona antes de empezar a legislar de nuevo sobre el mismo tema.

¿Cuál será su aporte como senador en la articulación de RN?

Yo no estoy en la mesa del partido, pero entiendo que mucha gente en el partido me vea como líder. Monckeberg hizo una buena gestión como presidente y espero que la próxima directiva lo haga aún mejor.

¿Apoyará el nombre de Mario Desbordes para reemplazar a Cristián Monckeberg en la presidencia de RN?

Por supuesto. Mario Desbordes es mi amigo y su rol ha sido decisivo en los éxitos que ha tenido RN, además, ha jugado un rol vital con el presidente electo; eso es un factor de peso frente a los demás partidos de la coalición.

¿Propondrá a algún secretario general?

Sí, hay varias alternativas en mi equipo y cercanos a nuestra forma de ver la política, como Henry Azurmendi, entre otros.

¿Tiene alguna expectativa con estos nombramientos restantes?

Insisto en que el presidente tiene derecho a nombrar a sus equipos. Yo no ando pidiendo puestos. Quiero que haya diversidad que refleje la diversidad de la derecha.

En la Intendencia Metropolitana ha sonado el director de La Polar, Gonzalo de la Carrera. ¿Qué opina? Él es parte de un programa que fue crítico con usted cuando se le acusó de facturas falsas.

Gonzalo es una buena carta, pero hay otras cartas buenas también. Él sería un buen intendente. Respecto a esa acusación, yo demostré que era falsa. La radio Agricultura fue sancionada por falta a la ética por el propio Consejo de Ética y los obligaron a rectificar, especialmente a los programas Conectados y Directo al grano. Al final, quedó claro que era una acusación falsa. Creo que, por el propio bien de Gonzalo de la Carrera, sería una pésima idea llevar a esa periodista mentirosa y poco ética a trabajar con él.

La UDI ha levantado al alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, para la Intendencia Metropolitana, aunque ya se había descartado sacar a autoridades en ejercicio elegidas en elecciones populares para el gobierno. En la UDI dicen que ese principio se quebró con la salida de Emardo Hantelmann como concejal. ¿Qué opina?

Yo me quedo con lo que ha señalado el equipo del presidente: que no sacarán a alcaldes en ejercicio para ocupar cargos de gobierno.

/Entrevista de Paula Valenzuela para La Tercera

/gap