Alejandra Azcarate, es una mujer humorista que cautivó “al monstruo”, y dejó una gran enseñanza:
Para hacer humor no es necesario hablar rápido, modular mal, ser feminista, ser machista, ser vulgar y mucho menos utilizar improperios.
Conclusión: Se puede hacer reír al público chileno en forma educada, elegante y buena pronunciación.
El chileno no sólo se rie con vulgaridades y ordinarieses.
Su presentación fue premiada merecidamente y entrega un valioso mensaje para nuestros humoristas.

/Circula por la web y a nivel de whatsapp

/gap