El nuevo gobierno de Sebastián Piñera, que iniciará su gestión el próximo 11 de marzo, dio hoy uno de sus primeros pasos en materia jurídica, con la incorporación del abogado Luis Hermosilla al equipo legal que representa al gobierno en el nuevo juicio por la muerte del matrimonio de Werner Luchsinger y Vivian Mackay. El profesional de dilatada trayectoria se sumó como asesor externo de la nueva administración, por decisión del actual ministro del Interior, Mario Fernández. El jefe jurídico de esa cartera, Luis Correa Bluas, explicó que “por instrucción del ministro solicité al tribunal la delegación de poder de los abogados (Luis) Hermosilla y (Juan Ignacio) Urrutia”.

El resultado de esta gestión se materializó en la audiencia que marcó el inicio del segundo proceso penal que tuvo lugar en el Tribunal Oral de Temuco, luego que el 29 de diciembre del año pasado se anulara el primero juicio que había absuelto a los 11 imputados por el incendio terrorista con resultado de muerte, ocurrido el 4 de enero de 2013, en la granja Lumahue, en el comuna de Vilcún.

De esta manera, Hermosilla vuelve a ser parte de este caso, luego que en 2013, durante el primer gobierno de Piñera, participara en representación del gobierno en el proceso que condenó al hasta ahora único condenado por la muerte de la pareja de ancianos.

“Esta es una causa de gran conmoción no solo en la región de La Araucanía, sino que a nivel nacional y me han pedido que asuma la representación de la intendencia en nombre del próximo gobierno, y de la misma manera como lo hice en su oportunidad cuando tuvimos el juicio contra Celestino Córdova en el cual se le condenó a una pena de 18 años de presidio”, dijo Luis Hermosilla a La Tercera.

En este caso están acusados la machi Francisca Linconao Huircapán y otros 10 mapuche, entre ellos José Peralino Huinca. Según la fiscalía, la declaración de este último permitió identificar a los restantes imputados del caso, sin embargo, Peralino señaló posteriormente que dicha versión fue obtenida por “medios coercitivos”.

Hermosilla, quien hoy presentó patrocinio y poder ante el tribunal para conocer de la causa como querellante, es abogado de la Universidad Católica y ha participado en causas de interés público: fue defensor de Claudio Spiniak y hasta hoy representa a la familia del senador Jaime Guzmán, en el caso por el homicidio del ex senador.

“Este tema corresponde a una política que trasciende al gobierno de turno, de manera que ha dado comienzo al juicio hoy el abogado Luis Correa Bluas en representación del actual Ministerio del Interior y yo continuaré con la representación a partir del 11 de marzo, hasta que termine el juicio”, dijo.

Respecto de si es que habrá una continuidad en la estrategia jurídica que ha mantenido el gobierno de Michelle Bachelet en este caso, Hermosilla explicó que “el desarrollo de los juicios orales no se puede variar, aquí se ha planteado una posición en la apertura realizada hoy que nosotros continuaremos hasta la clausura del juicio, entendiendo que es un proceso de una alta complejidad y que tiene dificultades a partir de lo mediático”.

En ese sentido, el nuevo representante del Ejecutivo detalló que “las pruebas que se van a rendir son aquellas que fueron seleccionadas en la audiencia de preparación de juicio oral, que incluso tuvo lugar con anterioridad al proceso que fue anulado hace un tiempo por la Corte Suprema”.

Se espera que Hermosilla, quien tomará el caso Luchsinger con el abogado Juan Ignacio Urrutia, también se encargue de asesorar al nuevo gobierno en otras investigaciones penales importantes y en las que el Ministerio del Interior tiene la representación como querellante.

Lo que espera la fiscalía

En la audiencia, presidida por el magistrado Germán Varas, el fiscal Héctor Leiva comunicó que usará 144 pruebas, testigos y pericias.

Al respecto, Leiva indicó hoy que “lo que la fiscalía espera en este juicio es que el tribunal valore la prueba como lo ordena la ley, es decir, valore la investigación que se hizo, las máximas de experiencia, la lógica, los conocimientos científicamente afianzados y llegue a un veredicto condenatorio, tal como lo ordenó la corte en su momento. Cuando anuló el fallo anterior, dijo que la prueba no fue valorada como correspondía y por eso ordenó hacer este nuevo juicio”.

En relación a la principal evidencia del Ministerio Público, el testimonio de Peralino, el fiscal agregó que su declaración “es una línea de investigación que se abre a raíz de su primera declaración y estimamos que se cumplió con toda la normativa legal para obtenerla. Además, fue corroborada en una segunda declaración. Es más, es concordante con toda la prueba recopilada en la investigación y los hallazgos en el sitio del suceso”.

Consecuencias de Huracán

Sobre las repercusiones en otras causas penales que podría tener la llamada Operación Huracán, en que se investiga la presunta manipulación de evidencia obtenida por Inteligencia de Carabineros, el fiscal Leiva aseguró que “tenemos confianza en la prueba que trajimos para este caso”.

De acuerdo a Leiva, el mismo tribunal dijo que la fiscalía ha actuado bajo el principio de objetividad. “Cuando (el Ministerio Público) ha observado que alguna prueba no reúne los estándares necesarios, ha tomado la decisión de no perseverar. Este no es el caso, es una investigación seria, que nos motivó a formular la acusación, porque estimábamos que se cumplía con todos los estándares que exigía la ley”, indicó el fiscal.

La machi Linconao, por su parte, dijo que “estoy segura de que vamos a ganar de vuelta”.

Está contemplado que, en total, se realicen 39 audiencias en este nuevo juicio, el que se reanudará mañana.

/gap