En 10 páginas, está transcrita la declaración judicial que el pasado 3 de agosto el senador Manuel José Ossandón-que congeló su militancia en RN- entregó en calidad de imputado por presunto tráfico de influencias al fiscal de Alta Complejidad Oriente Felipe Sepúlveda. Su testimonio fue tomado a través de Zoom y aún no ha sido firmado por el parlamentario, por lo que es un borrador al que le pueden hacer modificaciones en la redacción.

Al día siguiente de ser interrogado, el Ministerio Público ingresó un escrito al Juzgado de Garantía de Santiago para formalizar al parlamentario por su presunta intervención a favor de la Sociedad Explotadora de Áridos Cavilú SpA., la empresa en que su hijo Nicolás era el administrador, en el marco de un millonario negocio de extracción de áridos en el Río Maipo.

Esta investigación surgió por una denuncia presentada el 9 de noviembre de 2018 por el alcalde de Pirque, y primo del senador, Cristián Balmaceda, quien lo acusó de intervenir en el concejo municipal de su comuna en octubre de 2017 y también ante él, para intentar destrabar un convenio en la municipalidad para favorecer a Calivú, sin transparentar que ahí trabajaba su hijo.

Según Ossandón “la querella es una ‘vendetta’ política. Están tratando de dañarme como precandidato presidencial, diciendo que traté de influir indebidamente para un hijo que no lo necesita. Tanto en este gobierno como en el anterior pude haber metido a mis hijos en el gobierno, no he querido hacerlo. Los he mantenido al margen”.

El fiscal le preguntó si estaba dispuesto a autorizar el acceso a sus movimientos bancarios entre 2017 y 2019. “No, por privacidad. Estoy disponible para que se consulte a los bancos sobre operaciones con personas determinadas, pero no sobre todos los movimientos”, dijo.

Supuestas gestiones

Al comenzar su testimonio, Ossandón primero repasó su carrera política. “Fui alcalde de Pirque desde 1992 al año 2000. Luego, fui alcalde de Puente Alto desde 2000 a 2012. En la actualidad soy senador por la Región Metropolitana desde 2014, siendo elegido en 2013 como senador por Santiago Oriente y asumiendo efectivamente en marzo de 2014. Hoy, conforme a las reformas electorales que se han aprobado, soy senador de toda la Región Metropolitana”, indicó.

“Respecto de la administración conjunta del Río Maipo, quiero señalar que un senador no solo legisla, sino que también representa a las comunidades. Para mí es importante demostrar que el alcalde Balmaceda, quien por lo demás es mi primo, desechó la administración conjunta por razones emocionales, puesto que Cristián Balmaceda detesta al alcalde de Puente Alto Germán Codina”, dijo.

Explicó que en 1992, cuando asumió la alcaldía de Pirque, había vigente un juicio arbitral entre esta municipalidad y la de Puente Alto, para determinar el límite entre ambas comunas. Puente Alto decía que el límite era la mitad de la cuenca del Río Maipo, en cambio Pirque sostenía que el límite era la vaguada mayor del río, donde hay unas islas desde las que se extrae el árido. Al final, dijo, llegaron a un acuerdo y se implementó la administración conjunta.

Sin embargo, detalló Ossandón, “la Municipalidad de Puente Alto dejó de pagar a la de Pirque el importe del 50% de los derechos que percibió por la administración conjunta del Río, lo que es una aberración (…) El hecho que Puente Alto haya dejado de pagar, generó que Balmaceda, en lugar de exigir que le pagaran lo que le debían a Pirque, tuviera una excusa para terminar este régimen, dejando sin efecto la ordenanza, lo que es un error, ya que este régimen es beneficioso para su comuna. Todo ello por la animadversión que le tiene a Codina, puesto que según Balmaceda, este lo mira en menos y no lo toma en cuenta. Esta disputa entre los alcaldes generó que se tomara una decisión perjudicial para Pirque”.

El fiscal le preguntó por qué asistió al concejo municipal de Pirque en 2017. Ossandón respondió que “cualquier persona puede asistir de oyente a un concejo municipal. Yo le pedí a Balmaceda que me invitaran, porque un tiempo antes me topé con la concejal de Pirque Natalia Pérez, quien me comentó que el concejal Nieto había dicho que yo tenía negocios en el Río Maipo, lo que es falso. Además, la concejal Pérez me comentó que Balmaceda había dejado sin efecto la administración conjunta, ‘regalándole’ el río a Puente Alto, dejando a Pirque sin recursos”.

Agregó que su primo ”consideró que estaba mal que fuera al concejo, que era como faltarle el respeto. Me apersoné de todas formas el 5 de octubre de 2017 y pedí la palabra. En esa ocasión y como lo demuestran el audio y el acta respectiva, me puse a hablar de la ordenanza de administración conjunta en términos generales, nunca hablé de Cavilú, sociedad que a esa época yo no conocía. Dejo en claro además que nunca he hablado tampoco de Cavilú con Balmaceda”.

Asimismo, aseguró que nunca ha hablado de Cavilú con Balmaceda, pero indicó que este último sí le “pidió ayuda para que Puente Alto pagara a Pirque lo que debía por concepto de recaudación de la administración conjunta del Río Maipo. Yo le di nuevamente mi opinión sobre el tema, realizando gestiones al efecto”.

El fiscal le preguntó qué gestiones hizo para obtener el pago de lo que se adeudaba a Pirque. Ossandón le contestó que fue “a la oficina del alcalde Codina, con quien me junto muy seguido. Le dije derechamente que no correspondía que no se le pagara a Pirque. Codina me dijo que no tenía idea del asunto, pero que tomaría cartas en el mismo (…) Al día siguiente Jeannette me dice que los cheques están listos y algún funcionario de control, no recuerdo quien, me mandó las fotos de los decretos de pago, las que reenvié por WhatsApp a Balmaceda. Le dije que los cheques estaban listos y mandó a alguien de inmediato a buscarlos. No me explico el motivo por el cual el alcalde Codina negó en su declaración haber intervenido en este asunto, es evidente que algo hizo, ya que los cheques fueron entregados y pagados”.

Posteriormente, dijo que se reunió con Balmaceda el 22 de junio de 2018 en la mañana. “Fui a su oficina a decirle que los cheques estaban listos. Es falso que yo haya llegado con la oferta económica de Cavilú y con un oficio hecho en el que Pirque aceptaba la prórroga para esta empresa, listo para firmar. Eso es absurdo: no tengo los membretes del Municipio de Pirque, ni los formatos de sus oficios”, dijo Ossandón.

En otra parte de su declaración, en senador señaló que “cuando supe que Nicolás (su hijo) estaba en Cavilú y que tenían problemas con el municipio de Pirque, le dije que hiciera todo legal. Recuerdo que llamé al Concejal de Pirque Patricio Domínguez, quien es del PS, para que recibiera a mi hijo a través del mecanismo de la Ley del Lobby. De eso no hay nada irregular”.

También explicó que en la conversación por WhatsApp de 30 de agosto de 2018, “le comenté a Balmaceda que estaban perjudicando injustamente a la señora Norma de Cabrera, a su hijo discapacitado y a Nicolás. Me dio rabia. Cuando le digo que ‘está en tus manos arreglar’ me refiero a lo de los permisos de circulación. Reitero: nunca le he hablado de Cavilú”.

En relación al dinero que depositó a su hijo Nicolás, dijo que las transferencias están “todas relacionadas con el Polo. Tenemos 23 caballos destinados a ese deporte y además, le depositaba plata para la siembra de alfalfa, lo que Nicolas realiza con Miguel Salazar. El Polo es un deporte caro. La mantención de los caballos es onerosa. Mis tres hijos hombres solteros que viven conmigo se dedican al Polo: Pedro Pablo, Nicolás y Juan Diego. En todo caso, Nicolás dirige todo”.

Ossandón insistió que su hijo “nunca me pidió plata para Cavilú. Siempre le inculqué a Nicolás que se respetaran los compromisos que adquiría. Yo le depositaba según sus requerimientos, por los conceptos que indiqué, pero nunca para Cavilú. Asimismo, yo tampoco he depositado de forma directa suma alguna para Cavilú”.

Conflictos familiares

Además, Ossandón apuntó a que la querella en su contra se explica, básicamente, por los problemas personales con su familiar. “El alcalde Balmaceda es mi primo. Él, pese a habernos criado juntos, vivir muy cerca de mí, ser nuestros padres y nuestros hijos amigos entre sí, me odia, me tiene mala. El papá del alcalde, mi tío José Manuel Balmaceda Valdés, fue alcalde de Pirque. Yo creo que Cristián quedó molesto conmigo en 1992, cuando se buscaba candidato a alcalde de Pirque, él quería ser el candidato, ya que siempre ambicionó este puesto, pero me eligieron a mí. Yo nunca le he hecho nada. Esta querella infundada nos ha generado problemas familiares, puesto que como dije, somos muy cercanos”.

Luego explicó el origen de unos WhatsApp con su primo. “Hay una frase que le dije por WhatsApp a Balmaceda el 23 de agosto de 2018, ‘acepto el desafío’ respecto a que recibí por intermedio del Patricio Vergara (abogado) un mensaje de Cristian Balmaceda, quien de forma muy cuidadosa me dijo que si me seguía metiendo en el tema de los funcionarios involucrados injustamente (investigados por dos casos de presunta corrupción, por un contrato ideológicamente falso que involucraría a una concejal, y por un robo de $470 millones en permisos de circulación), Balmaceda me ‘podía cagar’”.

Indicó que después fue a hablar con el entonces fiscal jefe de Puente Alto, Héctor Barros, quien le dijo que en Consejo de Defensa del Estado se había querellado contra Balmaceda en la causa por el contrato ideológicamente falso, pero no en el caso de los $ 470 millones de los permisos de circulación. “Después me reuní también con María Eugenia Manaud, presidenta del CDE, quien se comprometió a querellarse en las dos causas. Siendo así las cosas, no tenía sentido que yo además presentara una querella, si es que el CDE ya había intervenido”, señaló Ossandón.

/psg